Emma Gunst -

La mujer escribe y eso es lo que importa
- z a p a t o s p i n t a d o s -









25 de octubre de 2014

Marlene Feeley, 2 poemas 2


Fotografía de Antanas Sutkus



MUJERES DE ROCA

Ellas son las que un día marcharon
rumbo no sé donde
son las que dejaron cajones de sueños
un columpio vacío
son las que vieron su historia interrumpida
las que abandonaron, no por gusto, amistades, escuelas, barrios
la desarraigadas...
mujeres de intensa mirada
que urgan en el pasado buscando respuestas
y miran hacia delante
construyendo futuro
son las que solo con una maleta y tres libros
fueron forjando caminos
haciendo suyas lenguas extrañas
mujeres fuertes
hechas de roble
hembras altivas de roja sangre
son esas que llevan cicatrices en la piel y en el corazón
pero que han sabido zurcir sin que se vuelva abrir
y sangrar
son las mujeres de roca
de una raza casi extinguida
que nos desvelan secretos de la historia
son hechas de tierra y canto
huelen a madreselva
sus lágrimas son de sal
caen al mar
son las que un día perdieron la inocencia
por culpa de imbatibles águilas
mujeres de roca
candente y antigua
son las que hoy siguen creando caminos
tejiendo redes solidarias
mujeres indomables
amigas del viento
mujeres de roca
mujeres fuertes.


(de Marichiweu! diez y mil veces venceremos, poemas insurgentesABC’éditions
Prólogo del Subcomandante Marcos, Edición bilingüe (Français-Castellano)
Traducciones de Leticia Cola y Jean-Jacques)



Fotografía de RJ Muna




INDÓMITA

Estoy hecha de versos
Me alimento de deseos
Huelo a hiedra salvaje
Mi piel guarda el calor de los volcanes
Y mi fuente los manantiales de la vida
Desciendo del puma
Mis pasos son imperceptibles
Mi voz se refugia en la brisa de septiembre
Estoy hecha de versos
Versos que escriben otros
Me alimento de deseos
La tierra me envuelve en sus infinitos colores y fragancias
Albergo el fuego de los que luchan
Soy el vientre fértil de la memoria
Huelo al mar y a cordillera
Mi piel es morena
Deambulo por los cañaverales endulzando labios mezquinos
Voy dando sabor a los amores clandestinos
Estoy hecha de arcilla y cobre
Soy indómita
Habito las selvas y los bosques australes
Huelo a tierra mojada después de la tormenta
Y me visto de esperanza después de la batalla.



Marlene Feeley (Valparaíso, Chile) Reside en Cataluña, España

24 de octubre de 2014

María Montero Zeledón, 6 poemas 6


Fotografía de RJ Muna



DISCURSO

Una mujer no tiene dirección:
Todos su costados son profundos.
No anhela caminos de regreso
más sí un horizonte indefinido
de pájaros centrífugos.

Una mujer necesita el asombro
de la oscuridad sostenida ante sus ojos y no los límites precisos de un espejo.

Una mujer se esparce en el aire.
Una mujer nunca está sola.






Fotografía de Noah Kalina


COMO SI FUERA POESÍA

Ella sale a la calle
pensando lo hermosa que es
no elige
la huida de los años
el gesto agrietado en la intemperie
pero su cuerpo mudo
es otro ante los ojos del público.

Ella cree que no le importa
Se lo han dicho
y sale a la calle pensando
en lo hermosa que es.





URSS (1960) s/d del autor de la fotografía


LUZ ROJA

Si mis hijas no estuvieran
pondría boleros
y una luz roja en la puerta.

Pero, qué va, ya no me queda ese vestido.





s/d del autor de la fotografía




ACELERACIÓN DE LOS CUERPOS

Después de la última contracción comienzan las revelaciones: el dolor se convierte en el destino de la cintura para abajo; el coraje, en una penumbra de invierno; mi madre se congela en el amplio corredor y yo me convierto en el deseo que nunca llega a tiempo.








Fotografía de Noah Kalina




ACOSO

Dice la gente
que él ya no se acuerda más de mí.

Eso cree él.




Fotografía de Pierre Beteille



SIGO PENSANDO EN CÓMO EDUCAR A LOS LECTORES

De todas formas sigo pensando
que lo mejor para leer estas palabras
es no pronunciarlas nunca.

Sacarlas de su silencio es su ruina.



María Montero Zeledón (Burdeos, Francia, 1970) Vive en Costa Rica
de La mano suicida, Ediciones Perro Azul, San José de Costa Rica, 2000
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...