La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de septiembre de 2016

Patricia Díaz Bialet, 3 poemas 3


Maria Carla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



COMO LOS GATOS

Caigo siempre de pie como los gatos.

Pero no tengo su misma suerte.


Ellos no saben del amor subterráneo de los deseos impuros.
No sospechan su desazón en el imán apesadumbrado del abismo.

No tengo su misma suerte.

A mí me ubican  frente a los estrados
y me acusan de ser cruel y acostumbrada al dolor.


Sin embargo
sonrío mágicamente después de las despedidas
y caigo de pie como los gatos

una vez más.

(de El hombre del sombrero azul, 1999
en Con un tigre en la boca - Manual de los amantes,
Compilación de Patricia Díaz Bialet, DLG, Ediciones del IMFC, 2015)



Maria Carla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



A CUATRO MANOS

Imposible sostener mi vida.

A cuatro manos balanceo el desorden
y los burdeles pegajosos de la memoria.

Pero es imposible sostenerla.

Retener al ángel asustado de lo que no vuelve
o derrochar el poco tiempo que me queda.

Imposible recordar mi vida.

Olvido mis errores por completo.




Maria Carla Boscono fotografiada por Peter Lindbergh



DE CUANDO APRENDÍ A NO AMAR

Ya no estoy aquí
No he cambiado de lugar
Pero ya no estoy aquí
VASKO POPA


y entonces los demás me atraen me cobijan me gobiernan
pero bien internado en mi muslo hay algo de avestruz que huye
algo de vértigo profundo de malabar equivocado

por eso algo de mí
no todo
algo de mí se despedaza se quiebra se anquilosa
y regresa serenamente con sus escombros a su lugar de animal doméstico

y también algo de mí se yergue en caja de bestia
y me lanza estrepitosa hacia tu cuello erguido
hacia tu siemprenunca transparente en la promesa

algo de mí se evapora cuando me atraen me cobijan me gobiernan
cuando en este mismo sillón el dedo infame me corrompe
cuando justo debajo de tus glúteos se desenvuelve la parsimonia exacta
cuando entreveo vellos en septiembre
hombres duchas jabones diezmados en fricción tremebunda

por eso declaro que algo de mí
no todo
se repone a sí mismo el coto de ciervos malheridos

algo de mí se fuga envuelto en palabras
mientras miento felizmente en descaro de ahogo
y vuelvo a abofetear el aire
y me elevo desierta de mí
como se eleva el alma de celofán de los niños cuando mueren

un departamento en la calle Posadas, Buenos Aires

(de Agualava, 2009
en Con un tigre en la boca - Manual de los amantes,
Compilación de Patricia Díaz Bialet, DLG, Ediciones del IMFC, 2015)




Patricia Díaz Bialet 
(Buenos Aires, Argentina, 1962)
POETA/TRADUCTORA/PERIODISTA CULTURAL
para leer MÁS

25 de septiembre de 2016

Oriah "Mountain Dreamer", La invitación



s/d del autor de la fotografía


LA INVITACIÓN

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber qué es lo que deseas,
y si te atreves a soñar que encuentras
lo que tu corazón anhela.

No me interesa cuántos años tienes.
Quiero saber si te arriesgarías
a parecer un tonto por amor,
por tus sueños o por la aventura de estar vivo.

No me interesan qué planetas hacen la cuadratura de tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor,
si las traiciones de la vida te han abierto una herida
o si te has encogido y cerrado
por el temor a sentir más dolor.

Quiero saber si puedes vivir con dolor,
el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo o disfrazarlo o resolverlo.

Quiero saber si puedes vivir con alegría,
la tuya o la mía,
si puedes danzar, salvajemente y
dejar que el éxtasis te llene
hasta las yemas de los dedos de las manos y de los pies,
sin advertirnos que debemos tener cuidado y ser realistas,
ni recordarnos las limitaciones del ser humano.

No me interesa si es verdad la historia que me cuentas.
Quiero saber si puedes desilusionar a otra persona
para ser auténtico contigo mismo;
si puedes soportar la acusación de ser un traidor
y no traicionar tu alma.

Quiero saber si puedes ser desleal
y por lo tanto digno de confianza.
Quiero saber si puedes ver la belleza
aunque no todos los días sean hermosos,
y si puedes trazar el origen de tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
el tuyo o el mío,
y a pesar de ello pararte a la orilla de un lago
y gritar "SI!" al plateado de la luna llena.

No me interesa saber dónde vives
ni cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte,
después de una noche de dolor y desesperanza,
agotado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que tengas que hacer
para dar de comer a los niños.

No me interesa a quién conoces,
ni cómo llegaste aquí.
Quiero saber si compartirías conmigo tu pasión, tu amor,
sin echarte para atrás.

No me interesa dónde,
ni qué, ni con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sostiene desde adentro
cuando todo lo demás se rompe en pedazos.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo
y si te gusta de verdad
la compañía que llena tus momentos vacíos.

(Versión de María del Mar Fernández de la Calle)


THE INVITATION

It doesn’t interest me
what you do for a living.
I want to know
what you ache for
and if you dare to dream
of meeting your heart’s longing.

It doesn’t interest me
how old you are.
I want to know
if you will risk
looking like a fool
for love
for your dream
for the adventure of being alive.

It doesn’t interest me
what planets are
squaring your moon...
I want to know
if you have touched
the centre of your own sorrow
if you have been opened
by life’s betrayals
or have become shrivelled and closed
from fear of further pain.

I want to know
if you can sit with pain
mine or your own
without moving to hide it
or fade it
or fix it.

I want to know
if you can be with joy
mine or your own
if you can dance with wildness
and let the ecstasy fill you 
to the tips of your fingers and toes
without cautioning us
to be careful
to be realistic
to remember the limitations
of being human.

It doesn’t interest me
if the story you are telling me
is true.
I want to know if you can
disappoint another
to be true to yourself.
If you can bear
the accusation of betrayal
and not betray your own soul.
If you can be faithless
and therefore trustworthy.

I want to know if you can see Beauty
even when it is not pretty
every day.
And if you can source your own life
from its presence.
I want to know
if you can live with failure
yours and mine
and still stand at the edge of the lake
and shout to the silver of the full moon,
“Yes.”

It doesn’t interest me
to know where you live
or how much money you have.
I want to know if you can get up
after the night of grief and despair
weary and bruised to the bone
and do what needs to be done
to feed the children.

It doesn’t interest me
who you know
or how you came to be here.
I want to know if you will stand
in the centre of the fire
with me
and not shrink back.

It doesn’t interest me
where or what or with whom
you have studied.
I want to know
what sustains you
from the inside
when all else falls away.

I want to know
if you can be alone
with yourself
and if you truly like
the company you keep
in the empty moments.

(de Dreams of Desire, 1995)





And I found that I can do it if I choose to - I can stay awake and let the sorrows of the world tear me apart and then allow the joys to put me back together different from before but whole once again.” 





Oriah "Mountain Dreamer"
(Canadá) Reside en Toronto
NARRADORA/ESCRITORA
para leer más en su BLOG
su WEB
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...