Emma Gunst -

La mujer escribe y eso es lo que importa
- z a p a t o s p i n t a d o s -









23 de abril de 2014

Daniela Catena, 3 poemas 3


Fotografía de Katya Evdokimova



'qué olor a mierda!' le dijo el novio.
para ella, que adoraba los caballos,
ese era el olor de la felicidad...

(no hay dolores inéditos)


¿me vas a seguir queriendo
cuando me saque la ropa
y te regale mis cicatrices?
¿me vas a seguir queriendo
cuando me saque los ojos
y te diga lo que pienso?
¿me vas a seguir queriendo
cuando guarde los juguetes
y empiece a hablar en serio?





Fotografía de Lissy Elle Laricchia



tiré restos y papeles nuevamente,
sin entender las letras,
sin ver el fondo vacío
de la caja de cartón,
pero tiré todo con ganas y
ahí encontré la felicidad:
deshacerme sin mirar a dónde
desaparecer entre cajas de cartón

(una mudanza debería parecerse
a comerse la mitad de una nuez)





Fotografía de Lissy Elle Laricchia




hoy me siento liviana
me miré las manos
sin mirar del todo
moví los dedos
húmedos de tanto apretar
y pensé despacio
dos cosas que parecen más:
no les tengo miedo
también merezco amor




Daniela Catena (Puerto Madryn, Chubut, Argentina, 1979)
para leer más en INDIEHOY

Ema Pedreira, Carta XVI


Fotografía de Lissy Elle Laricchia



CARTA XVI

LA TRÁGICA

     Me encantaba que metieses mi nombre a través de tu garganta… y que lo sacases mojado de entre los dientes para mis oídos llenos de tierra… y me da pena que mi nombre no tenga eses ni erres, porque arrastras las letras como muebles, y frotas mis palabras como palos para el fuego.
            
      Ahora ni frotas estos dedos fríos, ya no buscas que con mi aliento se haga el mar de los irlandeses como hacía… amor… hazme el mar de stephen dédalus y yo tiraba de un beso, hazme el mar de ulises, y era lengua y era ombligo, hazme el mar que nunca tendré delante, y subíamos a los techos para caer como olas viejas. Pesadamente.
            
      Ya no rozas la lengua fría en azul tristeza y apagada, como de náufraga. No mordisqueas la piel para darle sabor al aire, ya no quitas fresa ni nuez del interior de mi pelo, ya no buscas brújula dentro de mí ni echas a caminarme por todas las grietas incluso sabiendo que ya no llaman ni obedecen.
            
      Y qué es esta herida.
            
      Qué es esta herida repetida sobre la piel, cabezarriba, cabezabajo, cabeza machacada y con veneno, cabeza con tiro de cañón oxidado, cabeza descuartizada-boca partida, qué son estos dedos en mi garganta, y este remolino de tripas sacadas fuera del vientre, qué son estas manos atadas a la espalda y esta resignación pegada a mis ojos, qué es esta escena
            trágica
            por ser la muerte
            dramática
            por tu huida
            cómica
            por tu beso.
            (Póstumo)



Emma Pedreira Lombardía (A Coruña, España, 1978)
de Os cadernos d´amor e os velenos, Espiral Maior, 2002
para leer más en ESCRIBO, LUEGO EXISTO

21 de abril de 2014

Amaranta Caballero, Las Mujeres



Curso de mecanografía para señoritas, 1925




Cuando se habla de las Mujeres 
generalmente se olvidan 
sus significados principales. 

Cuando hablan las Mujeres 

el olvido enmudece.




Amaranta Caballero Prado (Guanajuato, México, 1973) 
Reside en Tijuana
de Todas esas puertas, Tierra Adentro, 2008
para leer más en CABRASOLA
su espacio en TIERRA ADENTRO
su BLOG



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...