La mujer escribe y eso es lo que importa










13 de octubre de 2017

Maya Cu Choc, Zaz, un machetazo


Obra de Helena Almeida, Ouve-me, 1979



ZAZ, UN MACHETAZO

zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro
zaz, otro

y sigo viva
increíblemente, sigo viva
y veo las caras de los que me pegan

y veo las caras de los demás
la boca tapada
los ojos ausentes
queriendo no ver

y sigo viva
yo queriendo ver

ahora mi cuerpo se aguada
y ya no siente el dolor
mi boca tapada
oídos abiertos
el zaz final

y mi cabeza cae
y rueda a mis pies y a los pies de ellos

hay sangre hirviendo
pero me fui con mi cabeza rodante

uno la tomó
llevandola al centro de la plaza

yo, que tuve un salvaje ancestro
que ofreció el cuerpo de la abuela de mi abuela
a sus dioses eternos
hoy soy sacrificada, de nuevo
sin razón

y mi cabeza queda ahí
ojos abiertos
oídos abiertos
boca tapada

pero aun tiene ganas de gritar
mi boca
y gritará...





Maya Rossana Cu Choc - maya q'eq'chi'
(Cdad. de Guatemala, Guatemala, 1968)
POETA/EDUCADORA POPULAR/
COMUNICADORA ALTERNATIVA
extraído de: SANTA TIRANA
para leer MÁS

11 de octubre de 2017

Alma Karla Sandoval, Autopsia de un vestido


Obra de Hinke Schreuders


AUTOPSIA DE UN VESTIDO

Aquí se las llevan,
las despedazan
o las devoran.
Aquí, al centro,
las sepultan
o las arrojan heridas,
no es suficiente
con su llaga en medio.
Aquí las levantan
y las explotan,
se las roban a gritos
como el calor
se mata con un golpe
de agua fría.
Aquí nadie regresa
por sus cuerpos,
es un viaje sin retorno
ir detrás de ellas.
Aquí se las bañan,
se las entregan,
y se las devuelven
con un muerto
muy vivo en el útero.
Aquí nadie quiere
hablar en su nombre;
también las borran,
las ultrajan
con machetazos
de olvido,
pero antes se la llevan,
luego las despedazan
ante los ojos del mundo
quien lame sus restos
como una bestia.
Aquí las marcan
con una cruz,
con un discurso,
con otra a la que raptan.
Aquí a todas les nace
un negro apellido,
un rigor mortis
en forma de cuerno
y no se puede decir
lo que pasa con ellas.
Tampoco aplauden su poesía,
su derecho al sol
o la forma
en que miraron la tarde.
Aquí las secuestran
de modos distintos:
las mutilan con lentitud
a pleno invierno,
a pleno verano,
ante los ojos del
padre, del novio
del esposo,
del hermano,
del hijo.
Aquí nos quema el ácido
que las destruye.
Aquí la voz,
aquí la súplica
de un mar
de pancartas.
Aquí lo urgente
y lo inútil
como un papalote
en la tormenta,
como moscas gordas
sobre los cadáveres.




Alma Karla Sandoval
(Jojutla, Morelos, México, 1975)
POETA/NARRADORA/PERIODISTA/PROFESORA
para leer mucho más en: BLANCO MÓVIL
su página en FACEBOOK

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...