Emma Gunst -

La mujer escribe y eso es lo que importa
- z a p a t o s p i n t a d o s -









21 de octubre de 2014

Gloria Fuertes, 2 poemas 2


Obra de Otávio e Gustavo Pandolfo (Os Gemeos)



LOS PÁJAROS ANIDAN EN MIS BRAZOS

Los pájaros anidan en mis brazos,
en mis hombros, detrás de mis rodillas,
entre los senos tengo codornices,
los pájaros se creen que soy un árbol.
Una fuente se creen que soy los cisnes,
bajan y beben todos cuando hablo,
las ovejas me pisan cuando pasan,
y comen en mis dedos los gorriones;
se creen que soy tierra las hormigas
y los hombres se creen que no soy nada.


BIRDS NEST

Birds nest in my arms, 
on my shoulders, behind my knees, 
between my breasts there are quails, 
they must think I’m a tree. 
The swans think I’m a fountain, 
they all come down and drink when I talk. 
When sheep pass, they pass over me, 
and perched on my fingers, the sparrows eat, 
 the ants think I’m earth, 
and men think I’m nothing. 

(Traducción al inglés de Philip Levine)




Obra de Otávio e Gustavo Pandolfo (Os Gemeos)



ALGO SUCEDE

Algo me pasa que en mi pecho existe.

Vuelan hormigas y discurren peces.
Suena la sangre y el tambor convoca.
Hay un incendio cerca de mi pulso.
De nuevo el tigre lanza su mensaje.
Tiene mi cama sed de otra figura.
Vuelven las venas a cantar presagios.
Torna el insomnio con sus mil disfraces.
Lavo mis manos para hacerlas suyas,
peino el cabello, río a las vecinas.
Y cuanto miro se convierte en agua.

¡Esto es amor y lo demás miseria!



Gloria Fuertes (Madrid, España, 1917 – 1998)
de In Her Words: Critical Studies on Gloria Fuertes
Escrito por Margaret H. Persi, Bucknell University Press, 2011
para leer MÁSMÁS

20 de octubre de 2014

Teresa Agustín, 4 poemas 4



(*)


A veces hay dentro de mí otra memoria
un viento que salpica en el rostro
confundiendo el espacio. Soy una sombra,
mis manos ya no son mis manos,
y esa vieja memoria me muestra una casa que
ya he habitado, un amor que ya he llorado,
una batalla donde he perdido. En esa
soledad que invita a los colores
en esa llama que no se quema y
que me quema, que permanece.

A veces hay dentro de mí otra memoria,
la memoria del fuego, la palabra del árbol,
y esa sombra tuya que a veces me ha amado.

(extraído de: REVISTA CULTURAL TURIA)




Obra de Christian Schloe




Me visto para la luna
que influye sobre mi único enamorado.
Me visto y salgo a su encuentro
deslizándome por entre las ruinas
que el sol ha hecho visibles durante el día,
escalo para lograr un encuentro
y canto mi miedo a los ríos salvajes
que crecen bulliciosos mientras fluye la noche.
Es el triunfo de lo invisible sobre lo visible,
es el grito el que subyace:
yo, siempre yo
y la desconocida yo.

Me visto para la luna
que influye sobre mi único enamorado.
Como Endimión, yo también la espero.





Fotografía de Saul Leiter


Así ocurre cuando nos adentramos en las estrellas,  
en el infinito. Cuando penetramos en el espacio del amor,  
cuando atravesamos la tierra sin nombre. Y una noche 
anunciada, nos morimos. De amor, claro. 

(de La tela que tiembla, Olifante, 1998)
extraído de MCNBIOGRAFÍAS





Fotografía de Richard Avedon, 1967)



RETRATO DE UNA DAMA CON ZAPATOS NUEVOS 

Ahora que el amor ha pasado y bordeo el filo del bosque, 
Los mejores momentos son los que no vivo 
Porque vivo dormida. Y mi mejor sueño 
Es ese en que durante toda la noche 
Compro y compro zapatos. Eso sí, 
Ahora que tú has pasado, me aseguro 
De que ninguno de ellos me apriete el pie. 

(de Hombre en un jardín con lirios, lilas, y dos amapolas
Yin. Poetas aragonesas 1960-2010. Ediciones Olifante. 2010)



Teresa Agustín (Teruel, España, 1962) Reside en Madrid
POETA/PERIODISTA/TRADUCTORA
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...