La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de noviembre de 2010

Elena Anníbali, Sujeto a destrucción


Obra de Ryohei Hase




Vino, a mi jardín,
la vaca sagrada de la literatura

vino con su lomo de no ser montado,
con los dos ojos anhelantes de toro negro,
con los mugidos rotos de vaca vieja
a comerme las flores, vino,
a morderme la ropa tendida,
como un caníbal,
vino, como un político,
a arengarme, a pisotear mi casa,
a cagar en mis cortinas, vino,
sí, a meter bulla al vecindario
y sembrar la discordia,
a perder las manzanas nuevas,
las brevas de los higos
que crecían como pechos en
los árboles fragantes y altos,
a espantar los pájaros

entonces,
harta, jodida,
le grité:“con tu leche a otra parte, vaca!”
y se fue con su vacuno trote
a jardines más fecundos
a mujeres más dóciles
a refregarse en sus faldas
como en un palenque
y se quedó ahí,
con las santas de siempre,
con las que hablan bajito
con las correctas






Elena Anníbali 
(Oncativo, Córdoba, Argentina -1978)
para leer MÁS
su BLOG

8 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Es un placer pasar por aquí, te lo prometo.
Eliges unos poemas realmente buenos.

Blue dijo...

Muy bueno, Enma.
Tü no hables bajito.

Besos.

Blue dijo...

Tú, claro...

;-)

Marga dijo...

Si es lo que yo me digo... lo sagrado cuanto más lejos mejor...

De acuerdo con tu poeta!

carmensabes dijo...

Qué buen texto, gracias por mostranos esta joyas.

marcela dijo...

Lo sagrado que sea carne para lametones, ni dóciles, ni putas. Mujeres que sabemos lo que queremos. Incluso equivocándonos...gracias Enma, el libro salió hace diez días.
Un abrazo

Maia dijo...

Esa vaca era mala leche.

Laurel dijo...

De acuerdo con Maia, en realidad la vaca era una yegua.
Gracias Emma.
Abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...