La mujer escribe y eso es lo que importa










28 de enero de 2011

Carmen Beltrán Falces, 2 poemas 2


Obra de J. Smith



LOS HOMBROS DE LOS GIGANTES

Ser bueno era un problema.
Muy grave si lo eras en muchas cosas.
Todos esperaban que cayeses,
que fallases estrepitosamente.
Un fracaso que evidenciara
esa imperfección que tú ya conocías.
Tu punto débil.
Rabiaban por conocerlo.
Te enfermaba su hipocresía
pero te aterraba estar solo.
Y te dejaste devorar por ellos.
Caíste.
Dejaste que te superaran
las veces que fueran necesarias
para lograr que te tuvieran
más pena que envidia.
No volviste a levantar cabeza.
Pero tampoco volviste a estar solo:
los hombros de todos
los triunfadores a los que aupaste
aguardan a que llores en ellos tu fracaso.



Fotografía de Laura Makabresku


DE REPENTE LA COSTUMBRE DE VIVIR

De repente la costumbre de vivir
nos resultó dolorosa.
Con el vértigo en las venas intuimos
el absurdo de nuestra finitud
y de la mecánica
(dormir, comer, trabajar
dormir, comer, trabajar,
morir cada día).
Comprendimos
que jugar a ignorar el tiempo
apenas logra silenciar un rato
los labios de la herida abierta
que supone seguir vivos.




Carmen Beltrán Falces (Logroño, España, 1981) 
de 23 Pandoras, Poesía alternativa española, Baile del sol, 2009
Selección y prólogo de Vicente Muñóz Álvarez 
su BLOG



9 comentarios:

Maia dijo...

La envidia es el escudo de los débiles. La cobardía el de los que están muertos en vida. La finitud, una esperanza eterna. Y la pintura de Smith, bella poesía. Al menos así lo veo yo.

Maia dijo...

Bueno, cierto grado de envidia y de cobardía es humano, claro que yo tampoco soy una amazona...pero a eso aspiro.

emmagunst dijo...

muchos jamás se plantean cambiar, mejorar, te entiendo.
(hoy sigo leyendo)

sylvia dijo...

Oh! No conocía a esta poeta! Me ha encantado

Carmela dijo...

Saber que hay que cambiar es el primer paso.
Después viene querer hacerlo.
Hacerlo es difícíl
Y mantenerse cuesta.

Curiyú dijo...

La costumbre es el óxido que nos corroe.
No soporto los mensajes demasiado positivos, porque en verdad, tener que morirme es lo peor que me paso en la vida (El gran Pez).
Pero quizá, el secreto está en sacarle un poco de lustre a esas cosas tan cotidianas como dormir, comer, trabajar...un poco nomás, claro, darles un sentido...

Say dijo...

Es una elección, la gente elige: o estar "sola", o negarte a ti misma y hacerte una cretina. En este segundo caso también estás sola, realmente sola. Los que te rodean, te controlan y te observan para que no levantes la cabeza.

Es mejor ir de "rara" que de cretina.

Escapar de las envidias e hipocresías es difícil en el medio laboral, sobre todo, en esta época de tiburones.

Luego hay caminos para canalizar y mostrarse como una es.

Hay que huir de los triunfadores. Han aplastado demasiadas cabezas.

Malena dijo...

Que terriblemente hermosos y crudos son los dos.
Y lo más triste es que lo escribe antes del 2009 alguien que nació en 1981!
Tan joven y tan realista.

Caminos de Vida dijo...

Al final del día, todo es cuestion de elegir, hasta para desacostumbrarse...Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...