La mujer escribe y eso es lo que importa










18 de enero de 2011

Jean Sprackland, Tercer día de luna de miel

Fotografía de Javiy




Ella se levanta antes de que él se despierte
encuentra su vestido al revés en el piso,
se pone zapatos de plástico y baja al mar.

El sexo la ha vaciado, se olvida de comer.
La sal la enjuaga, lustrosa como niña de nuevo,
se le pone carne de gallina en su piel de gatillo.
Salta las olas, hace muecas
ya que nadie la observa.

El agua lame y abofetea, y acontece rápido como la palabra sí:
tira de la alianza sobre el nudillo y fuera.
Arranca unos ramos de agua,
pero en realidad sabe que se ha ido, 
centelleando como un truco
en algún lugar allá abajo
en el movimiento y maraña
de la vida profunda.

Después, él besará la fina huella blanca, dirá
No importa, te compro otra.
Pero ahora, por fin, está desnuda de verdad.

(Third Day of the Honeymoon)




Jean Sprackland (Burton, Inglaterra, 1962)
de Tilt, Jonathan Cape, 2007
Premio  Costa Poetry Award, 2007
Traducción de Ben Bollig y Roberto Rodriguez-Saona
su WEB

2 comentarios:

Curiyú dijo...

No sé si llego a comprenderlo del todo. Pero el poema es precioso y su lenguaje muy delicado.
Claro que me hizo pensar en la noche en que tire mi alianza al río Paraná. No me sentí desnudo, creo, pero sí, un poco menos estúpido.
Beso che!

Malena dijo...

Las alianzas .... ah.
Yo me sentía vestida con ella, hermosamente vestida, completa, protegida. Mi dedo de mujer casada le daba sentido al resto del cuerpo en la luna de miel y durante mi matrimonio de diez años.
Cuando se terminó, no supe donde dejarla.
Por arte de magia se convirtió en un pedazo de algo sin sentido.
La empeñé.
Como recuerdo de que algunos amores no se salvan por más empeño que le pongas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...