La mujer escribe y eso es lo que importa










23 de enero de 2011

Mariel Manrique, La revocabilidad de un texto


Ilustración de Shira Sela


LA REVOCABILIDAD DE UN TEXTO

Quisiera haber ido al correo, a paso lento.
Guardar la carta en el bolsillo del pantalón,
elegir la estampilla y pasar la lengua por el borde del sobre.
La estampilla podría pertenecer, por ejemplo,
a la serie de bicicletas antiguas,
con reminiscencias de circo de pueblo
y un aire inevitable de melancolía.
Quisiera que hubieras visto mi caligrafía.
Un poco torpe, pretendidamente valiente,
cuidadosamente extendida sobre el papel en blanco,
como un pájaro que tiene frío.
Quisiera que hubieras visto ese papel,
arrancado de un cuaderno escolar con precisión quirúrgica.
Un papel sin renglones ni cuadrículas, un papel para saltar sin red,
hecho de puro vértigo.
El vértigo no es el miedo a la altura sino a las ganas de caer.
¿Por qué fui yo el que tuvo que dar el salto?
Quisiera que admitieras el carácter idiota de esta pregunta,
considerando que casi siempre estabas en silencio.
En el silencio te anclabas y empezabas a desintegrarte,
hasta convertirte en un paisaje de glaciares herméticos.
Quisiera que hubieras visto la pluma que escribió la carta
y que notaras que había usado una lapicera de pluma.
De las baratas de la librería,
majestuosas en su trazo no obstante el bajo precio.
Mas apreciables por este detalle.
Una antiguedad, escribir con esas lapiceras,
una especie de fijación infantil en el pasado.
Quisiera haberte escrito para que no me vieras la cara,
para que te la imaginaras mientras te escribía.
La imaginación deja un margen librado al azar
(un margen en el que nada es como se suponía).
En la imaginación no hay candados. ¿Por qué tuve que hablar?
Al hablar desterré y abolí tu futuro regreso ignorado.
Quisiera haberte escrito para que releyeras mi carta,
dentro de algunos años,
desde alguna otra vida de tus vidas posibles.
Hubiera habido espacio para la piedad,
probablemente para la ternura.
Y para tantos otros sentimientos cancelados.
Elegí la palabra como elige la espada un samurai
y la empuñé y se hundió en el centro exacto de tu pecho
y al instante advertí el carácter irreversible del estrago.
A lo escrito se puede volver, una y otra vez, desde cualquier parte.
Hasta una carta de despedida tiene un final constantemente abierto.
Una carta no tiene la violencia de la instantaneidad.
El tiempo puede convertirla en otra carta.
¿Por qué no fui al correo?



Mariel Manrique (Buenos Aires, Argentina, 1968)
de La constelación de AndrómedaEditorial Crack-Up, 2008
su blog: PUTAS DE BABILONIA
para leer MÁS

11 comentarios:

Maia dijo...

Soy también una ferviente creyente de que "la imaginación deja un margen librado al azar
(un margen en el que nada es como se suponía) y de que en la imaginación no hay candados." Por eso, hay momentos en que no quiero conocer la realidad y prefiero quedarme con la pregunta abierta. Lo real, en general no le llega ni a los talones a la fantasía.

José Antonio Fernández dijo...

Bien por Mariel!! Gracias por traerla.
Aún no me he repuesto del vértigo del poema.

combinaciones dijo...

"El vértigo no es el miedo a la altura sino a las ganas de caer", ¡qué diría James Stewart!

Say dijo...

En este poema nos vemos en ese desesperado deseo de no hacer lo que ya hicimos, cuando un minuto después nos gustaría deshacer ese minuto para que no hubiese existido. Y ya es demasiado tarde.

Las palabras, a veces, pueden romper mucho. Mucho. Destrozarlo todo.

En las cartas siempre escribimos con el alma en carne viva...pero esa escritura lleva sensaciones libradas a la imaginación del que lee. "Una carta no tiene la violencia de la instantaneidad".

"Hasta una carta de despedida tiene un final constantemente abierto"

En las cartas siempre hay una rendija por donde entra luz.

combinaciones dijo...

Tal vez una carta de despedida no sería por el miedo a quedarse, sino por las ganas de volver.

Curiyú dijo...

Y el lenguaje es una espada poderosa.

Anónimo dijo...

Tremendo, me paseo por los comentarios y coincido en todo.

Bel M. dijo...

De ese libro, también es uno de mis preferidos.

PÁJARO DE CHINA dijo...

alguna vez se inventará el modo de agradecer tu modo entrañable de estar y de ver (que es tan distinto a mirar). tu modo de ayudarme, espontáneamente y con el movimiento exacto, con el hilo y la aguja.

emmagunst dijo...

yo solo te quiero Pájaro

laia dijo...

maravillosa Mariel, como siempre

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...