La mujer escribe y eso es lo que importa










22 de febrero de 2011

Ana Istarú, 2 poemas 2






VENUS ENCINTA

Pleamar
soy, curvatura:
Venus hermosa
saliendo de su baño
con los pechos en punta, negrísimas
sus flores compitiendo
en latitud
con la Pulpa preciosa
de su vientre
redondo como vela,
 repleto como el mundo.



ALUMBRAMIENTO

vino de mí
salió del fondo
el médico aplaudía
yo vine con el mar en la barriga
como un intenso parasol
un mapamundi

yo era la esfera que rodó en la madrugada
de corazón latí como un caballo
lo digo así

es que la crin
me perfumó

el vientre se movía
como suelen moverse los rebaños
venía con mi molusco mi amapola
mi potranco
con mi gorrión redondo

yo no podré faltar jamás              me dije
a nuestra cita
así que estoy aquí
con esta fiesta
brincando por el talle

hice mi baile de rosas
mi aleteo
mugí como los barcos
el vientre daba vueltas

me esperaba
oculta en el carmín
donde el médico buscaba con su ceño

yo empujaba
el ventarrón del orbe en mi testuz
soplaba como un faro
Como los dioses marinos de los cuentos
una granada real a punto de volar

recuerdo que por suerte
César me retuvo del cabello
estaba emocionado
sin saber si tintinear o si envidiarme
de entero dedicado a mis pulmones
expirando inspirando y expirando
me miraba de adentro de sus ojos
como sólo una vez me mirará
en toda la vida de su vida
y a mi vientre que cambia de paisaje

y así
vino de mí
salió del fondo
nos bendijo de un golpe con su grito
se puso a beber sol como una fiera
de lana o amaranto

yo estaba enamorada y me reía
de loca de centella de rodillas
quería besar el sexo el vellocino
de César que lloraba
tomar a mi criatura
correr a derrocharla por las calles

qué llovizna de leche que cabalga
toda la luz del mundo en el pezón




Ana Istarú 
(San José de Costa Rica, 1960)
de Verbo madre, Editorial Mujeres, San José, 1995
para leer más en: ARTE POÉTICA

13 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Uff. Muy intensos, ambos. No se puede explicar mejor el hecho de parir.

Malena dijo...

Si hubo un momento en toda mi vida que me sentí hermosa fue durante mis embarazos. No tenía que ver con la belleza popiamente dicha: estaba plena, la sonrisa instalada en la cara.

Hermosísimos los poemas y la imagen.

Curiyú dijo...

Esto es música para mis oídos, querida! Bellísimos.

Blue dijo...

Que precioso el segundo poema, Emma.

Uffffff......

Besos.

Carmela dijo...

Al igual que comenta Malena,son épocas plenas, una se siente en paz con el mundo y sobre todo con una misma.
La imagen es hermosa y los poemas un regalo.

besos

MJ dijo...

Me hizo emocionar mucho flaca. Lo voy a postear por todos lados dentro de unos días.
Por ahora sigo disfrutando este romance único, maravilloso, mágico... triángulo amoroso de papá, mamá y panza de 9 meses.
Majo

Maia dijo...

Odié estar embarazada. Sólo extraño sentir ese movimiento tan espléndido dentro de mi vientre. Me enamoré de ellos desde el primer latido; antes de que las cuencas de sus ojos estuviesen formadas. Nada se iguala, absolutamente nada. Bellísimos poemas !!

Maia dijo...

Me expresé mal, no odié el hecho de estar embarazada, es sólo que físicamente me resultó muy dificil. Subí treinta kilos con cada embarazo y me sentía un monstruo. Nada tiene que ver con ellos, amores de mi vida. Sentí necesidad de decirlo.

Carmela dijo...

Yo te leí bien Maia. Esos movimientos son los que mueven el mundo.
Besos

emmagunst dijo...

Yo no estaba muy segura de esta poeta, no sé si me gusta realmente su estilo, dudé en subirla, me parece como muy "rococó", se entiende? Sin embargo transmite algo que pocas han logrado. Y eso la disntingue por sobre el resto. Y tiene una energía que contagia.

Y también mi embarazo fue una epopeya, divertido, super sano, me sentía una gorda felíz, todo lo hacía con ganas, me sentía una chica superpoderosa... =)

Malena dijo...

Esta se va a convertir en la entrada más femenina de todas!!! :)

Yo engordé 25 kilos. Era una bestia. Se usaban unos enteritos espantosos y mi marido me decía que parecía Barney, el dinosaurio (¡siempre fue taaaaaan dulce!).
Vengo a enmendarme: los tres primeros meses me sentía horrible: nauseas, mareos ... un asco. Encima, sabés que estás embarazada, pero no sentís al bebé.
Pero en cuanto terminaron, estuve radiante.
Gorda, pero radiante :)

emmagunst dijo...

Yo 26 kg., era un mamut !!!

Carmela dijo...

Yo en elprimero 22!!!!

quién da mas!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...