La mujer escribe y eso es lo que importa










22 de febrero de 2011

Marina Mariasch, Hicimos una casa...


Fotografía de Jim Kasanjian (EE.UU., 1968)



Hicimos una casa
cerca de un bosque
pero no en uno
porque la queríamos
soleada. No hablamos
con nadie y cuando tuvimos hijos
los escondimos
les compramos libros y les
enseñamos a leer
y a escribir nosotros mismos.
La casa queda junto
a un precipicio
A la madrugada nos acercamos
y tiramos cosas, como botellas,
tazas, juguetes o lo que haya
por ahí y escuchamos
cómo suenan
al estrellarse contra
las rocas.

Cuando volvemos
es más lindo
estar en la casa
sin hablar, sin nadie
que se caiga por el precipicio.




Marina Mariasch 
(Buenos Aires, Argentina, 1973) 
de Tigre y León, Ediciones Siesta, 2005
para leer MÁS

12 comentarios:

The Chelsea Papers dijo...

ay, esta chica, afanándole ideas a la entrañable Bjork de Hyperballad ... (¡estoy mala últimamente!).

te abrazo fuerte.

The Chelsea Papers dijo...

la foto: soberbia.

Carmela dijo...

Yo creo que cada cosa que tiraban le vaciaba un poco.
Bss

emmagunst dijo...

Buenos días....! con el mate en la mano me puse a buscar el tema de Bjork que dice Chelsea y ... mmmmm, puede ser, no? Ahí va:

Björk – Hyperballad (Hiperbalada)

Vivimos en una montaña,
justo en la cima.
Hay una vista hermosa
desde la cima de la montaña.
Cada mañana camino hacia el borde
y arrojo cosas pequeñas
como partes de auto, botellas y cubiertos
o cualquier cosa que encuentre tirada.

Se ha vuelto un habito, una forma
de empezar el día.

Hago todo esto, antes que despiertes
para sentirme más feliz de estar a salvo aquí arriba contigo.

Es muy temprano,
no hay nadie despierto.
Estoy de vuelta en mi cima
aun tirando cosas.
Escucho al sonido que hacen mientras caen.
Las sigo con mis ojos hasta que chocan.
Me pregunto como sonaría mi cuerpo
estrellandose contra esas rocas.

Y al caer, ¿estarán mis ojos cerrados o abiertos?

José Antonio Fernández dijo...

Esta es una de las tantas formas de aguantar una relación.
Pero, cuando ya no haya nada que tirar por la ventana entonces..

Carmela dijo...

Pues yo diría que si, Emma.
Bss

emmagunst dijo...

Chelsea...me quedé pensando...! y si Bjork leyó el poema de Marina e hizo la canción?

Otra variable puede ser, digo, que haya ideas similares al mismo tiempo...tipo sincronía universal, no?

vera eikon dijo...

Sí, yo creo en la simultaneadad de las ideas, más que en el plagio. Y las ideas no nos pertenecen, sino que son libres y comparten nuestro mismo aire....hasta que les ponemos cebo y las traemos de nuestro lado. Quizás estas dos mujeres se encontraron en sus redes la misma idea. De todos modos me parecen dos hermosas formas de llevarlas a cabo... Por cierto que las casas de la fotografías parecen tener la misma estructura de los sueños. E inevitablemente pienso en un maravilloso sueño que me contaron el otro día, un sueño con sueños dentro.
Besos

Curiyú dijo...

No sólo la idea es igual. Es terrible!!!!!!!!!!

Malena dijo...

Y qué fue primero? El poema o la canción?

Digo, porque podemos asesorar a una u otra por plagio y nos llenamos de guita.

Malena dijo...

La canción es del 95. Anduve chusmeando :S

emmagunst dijo...

Si ella acepta, este es un espacio para que la poeta Marina Mariasch diga lo que quiera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...