La mujer escribe y eso es lo que importa










18 de marzo de 2011

Ana Emilia Lahitte, 2 poemas 2 (+1)


Ilustración Duy Huynh, "Dreamboat" (acrílico)



ATRAPADOS

Sólo tengo de vos
una fotografía con pómulos rasantes
tu pelo de llanura sobre los hombros tensos
y sin brazos
-no he podido inventarlos todavía-
y tu extraña manera
de acompañarme a solas
de este lado del mar.

Vivías en París
(lo especifica el dorso de la fotografía)
ignoro si habrás muerto.
Importa
el desamparo de tu mirada inmensa
que me atraviesa
y sigue camino a mis espaldas
sin dejarme jamás.

Miras hacia el vacío.
Un abrazo
sin tiempo que se abraza a sí mismo.
Miras
como buscando la huella de un albatros.
Algo que implora
un límite para poder llegar.

Ni siquiera conozco tu sombra.
Sin embargo
regreso sin descanso
y me tiendo a tu lado en tu voz
en tu sed
en el tacto insaciable
con que rastreo a ciegas tus rasgos
con mis dedos.
Y te llevo a mi piel.
Y siento que tus muslos
aprietan con el celo de lo deshabitado.

Gozamos
el secreto pacto
de lejanías
que anuda nuestros cuerpos
en una memorable batalla despojada
de heridas y arrogancias.

Una trama ilesa
bellamente perversa insiste en atraparnos.
Y estamos atrapados
aquí
en el Sur más sur.
En esta factoría de la imaginación oculta
en el reverso
de los acantilados.



Fotografía de Zena Holloway



AUTORRETRATO

Me miro en el espejo.

Una mujer avanza
desnuda
sin heridas aparentes.
Es una hembra espléndida
en épocas de celo
tal vez.
Pero ya muerta.

En carne y sombra altiva
despoja sus silencios.
En silencio
un idioma de albatros
la sustenta.

Se yergue luego
intacta
con dignidad de hiedra.
Y asomada
a sus muros
de lumbre y soledades
espera.



B O N U S   T R A C K


Dejamos sobre el mundo
un exilio inconcluso.

El mismo que heredamos.





Ana Emilia Lahitte 
(La Plata, Buenos Aires, Argentina, 1921-2013)
para leer más en PÁGINA DE POESÍA

8 comentarios:

Maia dijo...

Hermosos. Me gusta cuando un escritor o poeta hace algunas palabras como propias y las utiliza repetidamente: celo, albatros; entonces sé que son palabras que tienen especial significado para él/ella.

Carmela dijo...

A mí me ha pasado lo mismo al leer albatros en ambos poemas Maia. Imagino a esa persona ligada al mar, a su fuerza y a su inmensidad. Me han gustado mucho, mucho, los dos poemas.
La ilustración y la fotografía son hermosas.

..."algo que implore un límite para poder llegar"
"Un abrazo sin tiempo que se abraza a sí mismo"..... y muchísimas más perfectas, encerrando tanto que casi no cabe.

Besos

vera eikon dijo...

Lindos los dos, pero el primero me gusta especialmente. A los que amamos a las palabras nos irrita esa presunción de que "una imagen vale más que mil palabras", como si ambas cosas pudiesen compararse (como parte de alguna competición!!! Imagínate un partido de fútbol entre palabras e imágenes. O una guerra...en fin, no te disperses Vera). Cuando leo la palabra albatros tengo la sensación de estar designando a un ave legendaria. Quizás no sienta lo mismo al ver una imagen de ese pájaro. Me pregunto entonces cuántas dimensiones tienen algunas palabras....
Como a Carmela me han encantado las fotos (que últimamente me parecen un tanto oníricas)
Besos a todas

Curiyú dijo...

No sé sobre quién escribe esta fémina. No tiene brazos? No conoce la sombra? No sé, pero resulta subyugante.
Ella es una hembra espléndida, si, eso parece.

Raul Vargas Chirinos dijo...

Me gustan los versos que hablan de quien los escribe, autorretrato de un momento que opera como una instantánea de lo que siente, de sus percepciones...me impresiona su autoestima: "Es una hembra espléndida en épocas de celo tal vez...Pero ya muerta" ¿quien podría tener tanto poder para matar la sensualidad y la belleza de esta mujer? tal vez sea ella misma, verdugo y víctima a la vez, puede decirlo su "dignidad de hiedra" pero como no sabemos si la hiedra es común o venenosa, prefiero pensar que su espera es la de alguien que grita en silencio su pedido de ayuda...

José Antonio Fernández dijo...

Los dos me han gustado pero el primero especialmente.
Me ha llegado la forma que tiene la autora de construirse ese sueño necesario.
Un abrazo.

carmensabes dijo...

El primero me dejó congelada el alma, ardía la piel... divina esta mujer, gran escritora.

Makeda dijo...

Los dos son magníficos,me parecen un complemento,es imposible no mirarse o quedar atrapados para siempre aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...