La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de marzo de 2011

Isabel Bono, 2 poemas 2 (+2)


Fotografía de D. Yee





PAISAJE

Todo era mar
y el viento no importaba.
Ahora imagina ese mar inmenso.
Imagina la luz.
El mar y tú.
Nada más. Nada alrededor.
Parece que no queda ningún signo.
Pero tú sabes que el mar es poco
comparado con su silencio.
Tu tristeza, más profunda
que la negrura inalcanzable
de su fondo.
Y tu esperanza como ese faro
que ahora se apaga,
ahora se enciende,
ahora se apaga.

(de MensajesCol. Cuadernos de Mª Eugenia nº22,
Ángel Caffarenna Editor, Málaga, 1988)





Fotografía de Hrystia Kaminska



LA MADUREZ DE REPENTE


La madurez de repente
un día cualquiera.
Con el tiempo justo
para huir de los espejos.
Te atrapa la mirada fija,
el gesto breve,
la cabeza alta;
no queda más remedio que rendirse.
La madurez de repente
un día cualquiera,
y ya somos intrusos
en nuestros propios cuerpos.

(de El Intruso, 
Col. Plaza de la marina nº14,
Rafael Inglada Editor. Málaga, 1989)




B O N U S  T R A C K



ADVERTENCIA

Las semillas de los frutos más amargos
buscarán hueco en tu garganta
para echar raíces

cuida tu dieta
amigo




"La verdad es que querría no escribir, 
pero no puedo evitarlo. Si no escribo me pudro..."




Isabel Bono 
(Málaga, España, 1964) 
sus BLOGS
http://laespumadelasnoches.blogspot.com/
http://hojassecasmojadas.blogspot.com/
http://algunascosasqueleo.blogspot.com/

9 comentarios:

trilceunlugar dijo...

no veo tu correo :-(, mándamelo a rosaaliaga@nosotrascontamos.com
Bárbaros tus poemas, como siempre.
Me voy de viaje pero vuelvo el lunes.
Besos y besos.

Maia dijo...

Había escrito un comentario de cada cosa y me lo borró :(
Me gustó mucho todo menos advertencia. El video precioso. Creo que secreto, cuando nos encontramos intrusos en nuestro propio cuerpo, con la madurez, está en hacer eso que hacíamos cuando nos reconocíamos: jugar. Sólo que con un poco más de seriedad.
Besos,

vera eikon dijo...

Me gustaron mucho. Sobre todo "La madurez de repente". Cuando en el espejo comenzamos a apreciar el paso de la vida por nuestro rostro....Difícil porque crecemos en una sociedad en la que parece que la vida no debe dejar huellas.

vera eikon dijo...

Me gustaron mucho. Sobre todo "La madurez de repente". Cuando en el espejo comenzamos a apreciar el paso de la vida por nuestro rostro....Difícil porque crecemos en una sociedad en la que parece que la vida no debe dejar huellas.

Malena dijo...

Madurez.
Uf. Otra que no se encuentra en el espejo.
Creo que Isabel va más allá de las arrugas o el deterioro físico. El paso del tiempo deja otras huellas como ceño fruncido, risas medidas, mandíbulas tensas. Hasta el tema de la ropa cambia. Yo me vestía como se me cantaba, ahora tengo que vestirme de señora para ir a trabajar.

Por supuesto, también están las otras que para seguir encontrándose en el espejo se inyectan botox, se cortan, se estiran, se cocen y terminan pareciéndose a una caricatura de lo que fueron. No se dan cuenta que el secreto está en seguir manteniendo la carcajada espontánea y un poco de desfachatez.

Curiyú dijo...

Alucinante lenguaje. Madurez e intruso, me encantó.

Leonardo B. dijo...

[nos despojos do dia cresce sempre uma palavra, aguardando a mão intacta que a saiba recolher... estas palavras são provindas dessa manhã]

um abraço,

Leonardo B.

Caminos de Vida dijo...

Me gustó el poema "la madurez de repente" exquisita manera de decirnos a nosotros mismos que aceptemos el paso de los años, aceptar el riesgo de sentirnos "intrusos en nuestros propios cuerpos" porque como decía Malena "hasta la ropa cambia" de ahí la "advertencia" que nos hacen...

paracrático dijo...

La lactancia de inconsciencia, la niñez de regalo, la juventud de veras, la vejez de cojones...ah sí, previamente de repente, y sostenido todo se acepta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...