La mujer escribe y eso es lo que importa










9 de abril de 2011

Agi Mishol, Despedida de los padres



Ilustración de Eveline Tarunadjaja (Indonesia, vive en Melborne, Australia)




15


La ceremonia fue sencilla:
la empleada del ministerio me extendió
tu certificado final. Vos,
que no tuviste nunca un diploma
lograste de pronto un hermoso certificado de deceso,
con el escudo patrio,
como si te hubieras destacado muchísimo en algo
y superaste todas las expectativas.
Me preguntó si quería actualizar
(así dijo) el certificado de mi padre.
Después los puso uno junto al otro
como dos lápidas gemelas
e hizo sonar un timbre.
Bajé a la calle y seguí caminando
como una niña
pequeña
aferrada a las manos
de padres de papel
susurrantes en el viento




Agi Mishol (Rumania, 1947) 
Vive en Israel desde 1950
Traducción de Gerardo Lewin

8 comentarios:

Maia dijo...

El poema es muy intenso y, a mi parecer, muy bueno. Los "padres de papel" me conmueve.
P.D: felicitaciones por la inauguración de etiqueta.

Folhetim Cultural dijo...

Olá passo por seu blog para convidar você a visitar o meu, que é dedicado a cultura. De segunda a sexta feira noticiário cultural aos sábados minha coluna poética ás 09 horas da manhã e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

Magno Oliveira
Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
Telefone: 55 11 61903992
E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

Carmela dijo...

Como dice Maia,muy intenso.
La ilustración me encanta.
Besos

vera eikon dijo...

Me ha gustado mucho el modo de enfocarlo. Ha omitido el dolor, pero no por ello deja de doler. Intenso y a la vez sutil.
Muy buen poema
Besos

Diego VOLIANIHIL dijo...

Me ha gustado mucho. La aparente asepsia e indolencia ponen en relieve la frialdad de los cuerpos y vidas muertas.

Nomedejesquelopiense dijo...

qué triste.qué dificil escribir a la memoria.
me conmueve y me toca de cerca.
besos

Curiyú dijo...

Este poemita tiene un sabor, me parece que esa es su particularidad, su sabor amargo.

Malena dijo...

Bajé a la calle y seguí caminando
como una niña
pequeña



Lo terrible de la muerte de nuestros padres es que nadie volverá a vernos como niños pequeños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...