La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de mayo de 2011

Marta Navarro, Sueños


"Girls", obra de Ana Bagayan (Armenia)


SUEÑOS

Para Liuba,  Asia y Rosse

Sentadas sobre inviernos prestados
las amigas conversábamos
alrededor del fuego y de la nieve.
La pequeña Liuba repartía
palabras mojadas en café.
¡Amigas para siempre, para siempre!
Lo repetía una y otra vez.
Su voz se deslizaba sobre las horas áridas y arrugadas.

Pasó el tiempo con sus doctrinas cotidianas,
sus vaivenes, embarazos y divorcios.
Poco a poco la distancia entre nosotras
se hizo espejo.
Sólo perduraron
las postales de Navidad
con las palabras de la pequeña Liuba.
Daba igual dónde estuviera ella
o dónde malviviera yo.
Siempre había un ¡amigas para siempre!
en el buzón de casa.
Más tarde,
una maldita mina de veinte dólares
         le hizo agujeros en la lengua
y sus ojos de caramelo senegalés
se perdieron  en un país sellado
por misiones de paz.
Sobre inviernos prestados,
un día las amigas soñamos
con palabras mojadas en café.




Marta Navarro  García 
(Zaragoza, España, 1965)
de La victoria del heno 
Premio de Poesía Victoria Kent de la Fundación Victoria Kent de Cádiz
su blog:  ENTRE NÓMADAS

12 comentarios:

vera eikon dijo...

Los lazos de la amistad nunca se rompen, son elásticos, y alcanzan para unirnos por mucho que se agrande la distancia...Una vez leí una frase que se me quedó grabada y de vez en cuando en alguna conversación viene a mi lengua "la amistad no necesita de frecuencias, el amor sí". La amistad es un continuo darse, y no entiende de reproches. Es una ilusión permanente, en la que siempre recibes, porque no esperas nada...
Bonitos versos, bonita ilusión la de Liuba....triste final
Besos amiga...

Maia dijo...

No hay cosa que extrañe más en este mundo que esas palabras mojadas en café, nada, absolutamente nada.
Bello poema, triste final. Me debés un mail, flaca.

Maia dijo...

Uy Vera, que nos cruzamos y escribimos la misma conclusión del poema, ¡¡ qué gracioso !!. Beso.

vera eikon dijo...

Me sorprendió lo mismo al leer tu comentario. Debimos sentir lo mismo de modo casi simultáneo, a pesar de la distancia
Besos

trapecista dijo...

joe, qué duro!

Marcelo dijo...

Será "amigas para siempre" aunque la muerte no quiera!

Carmela dijo...

Coincido completamente con lo que cuenta Vera sobre la amistad. La verdadera amistad es eterna y basta despues de mucho tiempo, unos simples minutos para retomarla.
Bello poema, triste final (Vera, Maia, es que es lo que hay que decir.)
Besos

trilceunlugar dijo...

Que las amigas que son para siempre se sienten en primaveras regaladas y olviden los inviernos prestados.
Besos y besos Emma querida.

karina dijo...

ah la amistad entre mujeres...yo creo que es casi comparable al lazo de la maternidad!
nada mas puro, verdadero ni profundo...que una mujer amiga de otra mujer, y para mi eso es amor

Raul Vargas Chirinos dijo...

Es inevitable que recordemos algo de nuestra experiencia de vida al leer los poemas que publica Emma y estos versos me hicieron recordar a mi hija Rebeca cuando fui al cine con ella para ver "Amigas por siempre" con Britney Spears...claro que cargué con sus dos amigas más, la China y Carol...no estaba muy seguro de porqué tenía que ir con sus dos mejores amigas, pero al ver la película me di cuenta de qué se trataba...cada una tenía un sueño y se propusieron conquistarlo y entre todas se apoyaron, en las buenas y en las malas...en sus silencios y en la música como en el baile, en la soledad como en la alegría..disfrutaban y gozaban de cada instante, cada momento...hoy mi hija tiene 19 años, está en la Universidad -tiene enamorado...¡ufff!- y nunca olvida aquéllos momentos que compartió con sus amigas del alma...

entrenomadas dijo...

Muchísimas gracias por subir este poema, por ilustrarlo de forma tan bella. Mil gracias por todos los comentarios. Me han emocionado. Y sé que a Liuba le hubiera gustado mucho. Seguro que desde algún lugar los lee y sonríe.

Las palabras mojadas en café son para siempre, como las amigas.


Un beso,

Marta Navarro

Malena dijo...

Mariana es mi amiga desde que teníamos 10 años. Cuando terminamos la escuela, a los 18, yo me fui a vivir a Mar del Plata y ella a Buenos Aires. A veces nos escribíamos seguido, otras no tanto. Después de un tiempito volvimos a coincidir en esta ciudad. Todo como siempre. Amigas. Hermanas. Ahora vive en Neuquén. Sinceramente, yo siento que está acá nomás, cerquita.
Todo lo que me pasa, ella lo sabe. Todo lo que le pasa, yo lo sé.

Y es mi mejor amiga, por siempre.


Me fui al carajo. Perdón, pero me emocionó mucho este poema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...