La mujer escribe y eso es lo que importa










24 de junio de 2011

Eva Vaz, El corazón de Lázaro


Fotografía de Old York




Firme es esta voz que aúlla
con la ternura de los lobos.
Esto soy. Esto ofrezco.
No es poca cosa haber llegado a este poema.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de lázaro entre las manos.
Yo soy la última canción.
Yo soy el acople.
Soy el tercer cigarro encendido con la misma cerilla.
La música sin el bar.
Soy el final.
Soy el diagnóstico.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.
Firme es esta mirada de ojos enfangados
que sin querer tocar el cielo
llegaron a lo más alto:
llorarse con luto estético
la tragedia propia y la ajena.
Arrastrar todos los escombros.
Soy la siesta infinita de la suerte.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.
Yo soy el libro empezado.
El último poema.
El primer verso.
La H muda.
El estertor.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.
Soy el vértigo.
El ruido de los venenos, soy.
Soy un mapa sin leyenda.
La vértebra de menos.
La hoja roja.
Soy Eva Vaz, la pirueta de un nombre.
Soy la que se morirá aprendiendo
cómo se muere una.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos
y lo alimenta,
y lo envenena,
y lo consume.
Y lo ama.



Eva Vaz (Huelva, España, 1972)
de Metástasis, 2006


hace un par de días leí un poema de ella en el blog de Jorge Espina

7 comentarios:

vera eikon dijo...

Me ha encantado, y sobrecogido...Por un momento me he sentido identificada e iba a escribir que yo también me levanto "con el corazón de Lázaro entre las manos". Entonces he recordado que ayer, mientras caminaba por la playa hacia casa, arrastrando un cansancio viejo, soñé que yo era Salomé y que le había pedido a Herodes la cabeza del Bautista. Se me ocurrió que debía escribir algo en torno a esta idea, pero como dije, volvía arrastrando un cansancio viejo. Curioso ¿no?...Así que no me levanto con el corazón de Lázaro entre las manos, en ellas sólo hay sitio para la cabeza del Bautista.
Besos

mónica pía dijo...

me pareció leer dos poemas... bellos, el de Eva y el de Vera. Cariños

Curiyú dijo...

Parece que esta mujer, o aquella, va con una bolsa de piedras arrastrando. Parece que el viento es muy fuerte y la frena. Parece que la arena es demasiada y le paraliza las piernas. Parece que el aire es muy espeso y la ahoga. Pero despierta temprano con el corazón de Lázaro en la mano, y con los minutos un hijo de puta va poniendo piedras en la bolsa que ella debe arrastrar. Eso me parece.

Maia Blank dijo...

todo eso y mucho más porque aquello que no se puede decir, que no se puede explicar es lo que más nos define. Lo demás son representaciones pero no es lo que soy. Lo que soy me trasciende y trasciende lo pronunciable. Es lo impronunciable lo que mejor me explica. Es mi humilde opinión, claro.

vera eikon dijo...

"No es poca cosa haber llegado a este poema", me encanta esta frase...Sin embargo no me gusta eso de vivir como un resorte porque alguien te diga "levántate y anda"...

Leo Mercado dijo...

Eva Vaz: una cacofonía prudentemente inconsciente.
Me encanta.

Darío dijo...

Es pájaro de día y es lobo de noche, o viceversa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...