La mujer escribe y eso es lo que importa










2 de agosto de 2011

Julia Otxoa, De todos modos (+1)

"Broken", fotografía de Shapovalov



DE TODOS MODOS

De todos modos,
mientras a pocos metros un hombre es apaleado hasta morir,
a este lado de las cosas, el comercio de ropa de moda
inaugura nuevas tiendas por toda la ciudad.
Pronto estará todo lleno de ellas,
y caminaremos con naturalidad
entre estanterías repletas y cajas registradoras.

La enfermedad es la fiebre que nos hace escribir "normalidad"
en las páginas de una contabilidad extraña.




 B O N U S  T R A C K

NO DE ESTE MODO


No será desde luego
hundiendo el tenedor
en el corazón de las golondrinas
como nos alimentaremos de libertad.

(de La Nieve en los manzanos, Miguel Gómez Ediciones, Málaga, 2000)






Julia Otxoa  
(San Sebastián, España, 1953)
para leer MÁS
su  WEB

14 comentarios:

Antonio dijo...

Materialismo, cómo no.
Con la condición de que sea lo suficientemente dialéctico.
Es decir, que sepa usar hábilmente el corazón y la cabeza,
el alma, el cuerpo, la vida y la muerte,
Que no evite preguntar sobre cosas definitivas,
Y considere igual de importante los argumentos de los creyentes y no creyentes.


28 de Noviembre de 2002
Tierra inalcanzable
La primera página abierta al azar, nada más leer este poema.

Aka dijo...

Ay, Emma el segundo me ha dolido mucho... ese tenedor tan brusco!! La libertad solo puede alimentarse autofagozitándose.

besos

Antonio dijo...

Aquellas espaldas. Una cosa erótica hundida en la existencia,
Y la manos se enredaban en trenzas pelirrojas
Tan espesas que, peinadas, hacían bajar la cabeza.
Un muslo y debajo, el pie, otra pierna,
Porque está sentada, entreabriendo las rodillas dobladas,
Y el movimiento de los brazos descubre una línea en el pecho,
Aquí, sin dua, en un siglo y en un año
Que ya se han sucedido, ¿Cómo alcanzarla?
¿Y cómo alcanzar aquella otra con un peignoir amarillo?
Se pinta las pestañas ante el espejo y canta.
Una tercera está en la cama, fuma un cigarrillo
Y mira una revista de moda. Su camisa
de muselina transluce una blancura abundante y redonda
Y unos pezones rosados. El sombrero del pintor
Cuelga entre los vestidos en el entresuelo.
Le gustaba sentarse aquí, hablar, dibujar
Acre en el sabor es nuestro trato humano
A causa de un tacto conocido, de labios ávidos,
de la forma de las caderras y el saber sobre la mortalidad del alma.
Viene y se va, una ola, la lana, vilna,
Y solo una cabellera pelirroja brilló en el abismo.


"Los pasteles de Degas"

vera eikon dijo...

Comparto la emoción de Aka con el segundo. Me parece un poema soberbio. Y me encantó la foto. Besos

:Isza: dijo...

Tan real Emma.. este mundo es tan hostil que duele solo de pensarlo, hostil, injusto y no se cuantyas cosas mas... La fotografia es exelente!

un abrazo!

Laura dijo...

No se puede creer el segundo poema! Increíble. Lo anoté en mi cuaderno gloria y todo...un abrazo

costa sin mar dijo...

auuuuuuuuuuu
qué rebuenos estos dos

C C RIDER dijo...

Si algún poeta o buscador de oro trata de hincar su tenedor en mi corazón, le leo el viejo y nuevo testamento para que recite en su Club del Progreso. Saludos Emma, ojalá tengas buonasera.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Creo que he perdido la noción del término normalidad.

Darío dijo...

Ciertamente, esa no es la mejor forma de acceder a la libertad.

emmagunst dijo...

Gracias Antonio! son bellísimos!

emmagunst dijo...

Ahí está Darío! también yo elijo esa frase...: "La enfermedad es la fiebre que nos hace escribir "normalidad"
en las páginas de una contabilidad extraña."

Gracias Itza!!! Vera!!! CCRider!!! Laura y Costa sin mar!!!

Malena dijo...

Muy discepoliano; la biblia y el calefón.

Antonio dijo...

Ayer, el alcalde de Vilna aplastó con un tanque un coche aparcado en un carril-bici ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...