La mujer escribe y eso es lo que importa










6 de septiembre de 2011

Dolors Alberola, Sibila



(*)


SIBILA

Puedo ver desde aquí
toda la historia derruida.
Puedo ver las antiguas murallas, las esfinges,
las pirámides rotas. No temas, tú no estás.
Puedo sentir los mares jadeando sus furias,
los terremotos yendo desde el fondo hasta el centro
casual de las ciudades, el Etna, aún recuerdas
como recuerdo yo, y eso que no estuvimos,
las corrientes de lava carcomiendo,
convirtiendo en ceniza, llagando hasta las piedras,
bajando como un ojo impertérrito, firme,
en la desolación ajena. Puedo ver
cómo el hombre levanta, nuevamente, sus casas,
como vuelve el arado a escribir en la tierra
el viejo palimpsesto del olvido,
cómo se alzan matronas
detrás de los cadáveres y acunan
el dolor de las madres que sufren de belleza,
cómo se rompe un dios y edificamos otros.

Pero tú no, no estás, no te preocupes. Puedo
ver arder los volúmenes,
el humo nos cegaba a través de la historia,
en aquella ciudad de Alejandría. Nunca
volveremos a ver tan tristes llamas.
Puedo sentir los ríos,
bajando hasta el destino que dijera Manrique
y la mano incansable de aquel poeta, Juan
de Yepes batiéndose
contra la oculta escala de la carne.
Todo sucede un día. Todo ya ha sucedido.
Todo va a suceder. Puede que ahora tú
ya estés aquí, no sufras.
Todo lo que empezó ha de acabar cayendo.
Todo lo que nació es como el río,
como el mar que, de pronto, se inventa nuevas olas,
como el rayo que dura
lo que dura un instante. Todo es vida
y simiente y raíz y estiércol y destino.

Yo aboné con palabras mis eternas
preguntas y no había
resolución ni cambio. Yo aboné con amor
todo lo que era fuego. Yo aboné con preguntas
las respuestas inútiles. Ya estás, ya sé que estás,
porque todo se viene de repente
y todo es como el día, como la noche, como
un huracán de verbos sin respuesta,
un palpitar de sierpes escondidas,
un rumor de violines cruzándose en la noche.
Se que estás, te presiento,
como logro tocar desde aquí tantas cosas.
Pero las cosas duelen como si fueran cosas,
las cosas son durables como duran las cosas,
las cosas pertenecen y, de pronto, ya no.

Tú no me perteneces todavía,
ya tendremos el tiempo.
Si es que el tiempo es el tiempo,
si es que la vida es tiempo,
si es que el tiempo que vino se quedó en nuestro tiempo,
si es que hubo algún tiempo que no fuera ese tiempo
de no tener más tiempo que la muerte.
Si es que la muerte labra
territorios anclados en la sangre,
si es que la carne es tiempo
y los ojos son tiempo y las palabras tiempo.

Puedo ver desde aquí antiguos hospitales
y niños que se engendran cuando la noche duerme
y noches que se apagan cuando el hombre pronuncia
y tantas cosas, tantas
que prefiero la sombra de los ojos,
la sinrazón ya ciega, la locura,
poder decir: te tuve
y que tú me hagas caso y consideres
que el pasado fue nuestro, que tuvimos
un nombre de mujer y otro de hombre,
un cuerpo miserable que aún amaba
detrás de tanta niebla, tanto cieno
contra tanta videncia y la razón
sólo fue suficiente para calmar los besos.



Dolors Alberola (Sueca, Valencia, España, 1952)
en El Poder del Cuerpo, Editorial Castalia, 2009
para leer más en: LAS AFINIDADES ELECTIVAS
su BLOG
(*) cieno m. Lodo que se deposita en el fondo de las lagunas o en sitios bajos y húmedos.
(*)  imagen extraída de la web, sin datos del autor

13 comentarios:

Maia Blank dijo...

Maravilloso.

jojoaquin dijo...

ritmo magnífico y muy bien sostenido. Alucino con estas poetas españolas de la experiencia, y en 1952!. Su olvido es peor que muchos otros crímenes que denuncia la Ley de Memoria Histórica. Una injusticia. Gracias por descubrírmelas. Besos

C C RIDER dijo...

Pude bucear en el caudal. Gracias por esta inmensidad. Nos traes creo un río que atraviesa la vía láctea.

Leonel Licea dijo...

Qué poema! Enorme!
Gracias por traerlo.

Lila Biscia dijo...

fantástico el proceso que se sucede, en como va dibujándose de a poco esa presencia-ausencia. como destellos y luego como permanencia. como deseo de la permanencia.

la verdad es que me siento feliz de haber descubierto este blog.

beso grande.

Lila.

sibila dijo...

muchísimas, pero muchísimas gracias, emma.
un abrazo,

silvia

cronopia dijo...

me ha dado en el medio de la jeta, grandísimas gracias muchacha, estos versos hablan de mis días,y sanan a veces mis huecos en la oscuridad de las noches!
te abrazo
cronopia

El hombre de Alabama dijo...

Ver es poder.
Estupendo.

vera eikon dijo...

Grandioso!!!

EMMAGUNST dijo...

Gracias Maia, Jojoaquin, CCRider...un abrazo.


Leonel Licea, bienvenido nuevamente! Se buscan lectores dedicados! ;)


Lila Biscia, gracias por tus palabras, me alegro que estés contenta, bienvenida también.

EMMAGUNST dijo...

Buen día Vera!!!


Buen día Hombre de Alabama!


Cronopia...la palabra "jeta" es fantástica!!! hacía mucho que no la veía escrita!!! hasta duele!!! un beso

Tuky dijo...

"Fuaaaaa!!!"

(eso grité cuando terminé de leerlo)
besusquis

:Isza: dijo...

Que bueno empezar asi el dia!!impresionanteeee!

Desde aca: "Tú no me perteneces todavía,
ya tendremos el tiempo.
Si es que el tiempo es el tiempo,
si es que la vida es tiempo,
si es que el tiempo que vino se quedó en nuestro tiempo..."
y hasta el final mientras lo leia se me hacia un nudito en la garganta...

Ojalá que tengamos "ese" tiempo, uff...

Besote Emma!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...