La mujer escribe y eso es lo que importa










8 de octubre de 2011

Alejandra Pizarnik, Poema


Collage de Willy Ollero






Tú eliges el lugar de la herida
en donde hablamos nuestro silencio
Tú haces de mi vida

esta ceremonia demasiado pura.





Alejandra Pizarnik 
(Buenos Aires, Argentina, 1936-1972)
de Los trabajos y las noches, 1965
para leer MÁS

10 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Demasiado pura nos hace daño.

Noelia Palma dijo...

sabés, cuando empecé a leer a Alejandra, fue un antes y un después en mi vida...
no puedo arrancármela de adentro, y creo que tampoco quiero!

EMMAGUNST dijo...

La leí toda mi adolescencia y primeros años de estudiante universitaria. Hoy no puedo leer mucho de ella. Me sé sus poemas casi de memoria, pero no me hacen bien. Y como me dijo alguien por ahí...hay que dosificarla.
Un beso

diego Trad dijo...

Le tocó el turno a Alejandra, qué alegría. A diferencia de Uds., leí su obra hace no más de un año. Estoy viviendo un romance con Pizarnik y no quiero despegarme de ella, por el momento.
Besos.

EMMAGUNST dijo...

Entonces tengo un regalo para vos Diego

diego Trad dijo...

Sí? qué cosa?

Carmela dijo...

Hemoso poema y hermosa Pizarnik.
La fotografía perfecta para el poema.
Un beso Emma

vera eikon dijo...

El desgarro hecho palabra.Poco se puede decir ante Alejandra...

el maquinista ciego dijo...

Me pasa exactamente lo mismo que a ti, Emma, la leí en la adolescencia y la universidad, la adoro pero no me hace demasiado bien, me lleva a ese pozo de mí del que no me conviene beber...
...las ceremonias que son demasiado puras se vuelve taaaan turbias.....

...ay, la Pizarnik...

gracias Emma.....
(y sí, poco se puede decir de ella, porque ya ella dejó dicho todo de sí -e incluso demasiado de nosotros.........)

Leo Mercado dijo...

Sospecho que toda poesía es dosificable; o al menos considero que debería serlo.
A ver: la poesía es un borde afiladísimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...