La mujer escribe y eso es lo que importa










30 de octubre de 2011

Carlos Chaouen, Semilla en la tierra

Fotografía de Alina Lebedeva






Duele, la vida como un puñal hay veces que duele
y nada tiene que ver con tu boca
que hecha para besar hay veces que muerde
que anuncia cordura y a veces se vuelve loca
Duele porque la piel no es materia inerte
Duele porque el querer es dolerse a veces.
Tiembla, la vida como con miedo
hay veces que tiembla
y nada tiene que ver con el aire
que mueve tu ropa en noches de luna escueta
que aprieta suelta y evoca y me enloquece
y tiembla por los latidos que tu provocas
y también porque el querer es temblar a veces.
Y cada uno en su camino
va cantando espantando sus penas
Y cada cual en su destino
va llenando de soles sus venas.
Y yo aquí­ sigo en mi trinchera, corazón
tirando piedras, contra la última frontera
La que separa el mar del cielo
del color de tus maneras
la que me lleva a la guerra, a ser semilla en la tierra.
Y no me pidas tanto, corazón
que tengo poco aire en el pulmón
lo que tengo es un castillo en el cielo
si viene la guadaña a mi rincón
enjuagame la frente en tu sudor
y le das un beso a todos si me muero…
Ríe, la vida como un volcán hay veces que rí­e
y nada tiene que ver con el tiempo
Se rí­e porque para ella somos tan leves
como el humo azul que del pudor se desprende
rí­e porque tu llanto se lo merece
y también porque el querer es reírse
a veces.
Vive, la vida por compasión
hay veces que vive
y nada tiene que ver con la muerte
Y cuando llegue ese instante
déjame verte
que no hay mayor libertad
que tenerte enfrente
y que nadie sea absuelto
por no quererse
y vive porque el querer es vivir con creces.
Y si todo es semilla no me dolerá la astilla
que sangran de mi costado
tus andares de chiquilla, y no me digas nada,
déjame a mi
en mi ventana con los pies del otro lado,
yo me fumo mis mañanas.




Carlos Chaouen (Juan Carlos Sánchez Ceballos, Cádiz, España, 1974)
su WEB


9 comentarios:

Antonio dijo...

Ni tú, ni yo, ni nadie
me ha descubierto en este laberinto.
Dime por qué callamos.

Ser no es más que un sueño,
del que despierto siempre:
un nombre que no es mío y palabras no mías,
zapatos sin caminos, sin espesor de huella.

La sombra de dos manos en una pared sucia,
cuando estas, cautivas,
se desangran las palmas,
se ahogan bajo el peso del vientre erosionado,
boca abajo, las noches.

No te calles la farsa
en mi insomne destino de Ideal,
continúa gritándome los ojos,
renueva mis caricias, arráncame las canas
y endurece mis pechos
en tanto yo,
a tientas,
en este enredo demasiado claro
sin opción al rescate
plagiaré en los espejos
tu amor para esa otra de mí que no conozco.

Carmela dijo...

Me encantó Emma. No lo conocía y lo tengo al ladito.!!!!
Gracias y un beso grande.

Maia Blank dijo...

Cuánta ternura....la ternura me puede me puede me puede. Yo me hago la loca pero una palabra tierna es capaz de robarme el alma.

Blue dijo...

No me lo vas a creer, pero te leí un poco en el Fb y después aquí e iba pensando..¡Que musical!¡Esto tiene que ser una canción!
Precioso.
Besos.

C C dijo...

En el fondo sos una romántica. No acepto negativa.

EMMAGUNST dijo...

Pero no te lo niego CC! Soy una romántica, sólo que estoy perdiendo un poco la fe...

Laurel dijo...

http://saltandolarueda.blogspot.com/2011/10/regalo.html

Te dejo la mía por las dudas que se te acabe. Beso.

Leonel Licea dijo...

Soy parte de la tropa de los que no lo conocía y te agradezco su descubrimiento. Me parece un texto muy interesante, con una verdad que se presta - y lo digo por lo que me toca - a sentirla como propia. Musicalmente es de esas canciones que se te cuelan y no dan tregua, la he escuchado tres veces y quiero seguir escuchàndola.
Gracias nuevamente, Emma.
Un abrazo fuerte.
Leo

Malena dijo...

No lo conocía, pero YA estoy buscando más de él.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...