La mujer escribe y eso es lo que importa










21 de octubre de 2011

Eva Jané, Amor ultramarino

Ilustración de Ofra Amit (Israel)



Está parado en la estación lanzadera esperando el autobús. Llega el 404. En el lateral puede leer: ¿De qué color es el amor? Piensa en ella y siente que el corazón se le rompe. Escucha el ruido de cómo se le rasga y siente como los pedazos se distribuyen por su cuerpo a través de la corriente sanguínea. No sabe de qué color es el amor. Sólo sabe cómo se siente ahora que lo ha perdido. Ha permanecido en el puerto, observando como ella se iba, impasible, incapaz de hacer nada. Ha estado de pie, viendo como ella se convertía en un punto, y como el punto se diluía hasta desaparecer entre el azul marino del mar. ¿De qué color es el amor cuando se rompe? Un pedazo de corazón se le ha quedado atragantado en la garganta y no le deja respirar. ¡Cuántas veces pensó en aprender a nadar! Si no hubiera sido por esa fobia, ahora estaría lejos de allí. Si supiera nadar, ahora podría estar con ella. Pasa la mano por la cara y detecta dos pedazos más de corazón: uno en la frente y otro en el párpado. Nadie se fija en él. A ella le asomaron las primeras escamas un jueves. De la rodilla al tobillo. El doctor al observarlas permaneció en silencio y saltando sobre sus ancas se acercó a la mesa para extender una receta. La medicación en un principio pareció remitir la metamorfosis, pero a las pocas semanas otro brote de escamas asomó por debajo de su ombligo. El hombre sigue esperando el autobús. No puede tomar el aerotaxi porque a penas le queda dinero. El pescado, de piscifactoría por supuesto, había llegado a precios astronómicos. Pero ella tenía que comer. El hombre piensa que quizás si el amor tuviera color sería transparente, como el aire cuando era puro. Por supuesto no es rosa. El amor es sencillamente el fruto de una combinación química que te vuelve ciego y perturba las facultades mentales. Él bien lo sabe. Cuando ella prácticamente no se podía mover, dejó su trabajo para cuidarla. No hablaba con nadie. No dormía, ni de día ni de noche. Sólo la contemplaba y cuidaba de ella. Las escamas se extendieron por la mitad del cuerpo, de cintura para abajo, y le hacían imposible mover las piernas. Éstas finalmente desaparecieron ocultas por una gran aleta. Fue en vano sumergirla en la bañera que con la escasez de agua llenaba con bebidas isotónicas. A penas podía respirar ya que las branquias estaban blanquecinas, casi secas. Ha tomado una determinación. La lleva en brazos hasta el puerto. Lentamente la ha depositado en el agua, ella ha movido la cola a modo de saludo y ha sonreído antes de marchar. Ella se ha marchado aquella misma mañana y él ya se siente vacío y absurdo. El hombre que todavía espera en la estación, se da cuenta que su piel de un color azul muy oscuro, va perdiendo el color poco a poco. En su pecho aparece un suave plumón y bajo las axilas se despliega lo que parece una pluma. Mira en la dirección que ella ha desaparecido. Hacia el mar que al atardecer se torna azul ultramarino. No se sorprende cuando al mover los brazos, levanta el vuelo y echa a volar.







Eva Jané (Barcelona, España)
"nací en verano y mis ojos se tiñieron de verde y azul. 
Me gusta escribir y hacer cabriolas con los sueños."
su BLOG

17 comentarios:

Gabriela Luzzi dijo...

cuantos colores y formas nos trae este relato del amor, muy bueno Emma Gunst! Saludos!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Sutileza, alta sutileza.

Maia Blank dijo...

Seguí subiéndome textos así !!

Maia Blank dijo...

Me fui a su blog buscando más más más. Creo que vamos a necesitar la ayuda de India ;)
Emma, como verás, no consigo alejarme de este blog "maldito" tuyo. Besos

karina dijo...

que bella historia! el amor es transparente, como el viento, de eso no tengo dudas. Es fuerza, tiene masa, ocupa espacio y solo desplazandolo se va de alli.
a veces solo la naturaleza no lo permite, al amor, no?

siempre lloramos el amor perdido y que hacemos con el amor que rechazamos?

Blue dijo...

Podría tener el color del mar. Un color cambiante según la luz exterior.
Bonito texto, Emma.
Besos.

Maia Blank dijo...

Tonterías, Blue, el amor es violeta (tiene rojo y azul todo mezclado), es obvio.

EMMAGUNST dijo...

Yo podría decirles que el amor no existe y se va todo al caraxo...pero bueno, si de colores hablamos me sentiría más cómoda con los verdes =)

Maia Blank dijo...

Emma, "El amor es sencillamente el fruto de una combinación química que te vuelve ciego y perturba las facultades mentales. Él bien lo sabe". Así y todo se fue volando (tras ella?) cuando ella se fue..No será también una cuestión de fe? Pero ¿¿¿Verde???? Ahhhh! Clarooooo, por lo podrido...

EMMAGUNST dijo...

E X A C T A M E N T E

karina dijo...

el amor existe, a los amigos, hijos, padres, primos...el amor romantico, esa es otra cosa.
de tdas formas, la union hombre-mujer es necesaria para la perpetuidad de la especie, quiza le demos mas importancia de la que deberiamos y sin darnos cuenta, no damos importancia al verdadero amor.
el amor no te hace sufrir...
criar hijos puede ser dificil
construir una relacion de amigos puede ser dificil
con tinuar una relacion con los padres, compañeros de vida etc, puede tener sinsabores, pero si todos son sanos no nos hacen sufrir.
el amor romantico esta ligado a la pasion...y pasion viene de padecer.

los fraticidios, los abusos, los adandonos tambien se padecen, y no son sanos.
no se si se entiende el concepto.

Vera Eikon dijo...

El amor es así. A veces un pájaro se enamora de un pez, y eso lo vuelve más amor si cabe.....Belleza de texto. Bico

C C dijo...

No podremos nunca abjurar de las combinatorias químicas del amor.

Eva dijo...

Un placer encontraros a todos en éste blog de Emma Gunst tan fantástico! Gracias por todo lo que decís y lo que no decís, por ser tan indulgentes, por leer el texto hasta el final, por pensar en el amor (o no) durante unos minutos.
Eva Jané

EMMAGUNST dijo...

Y yo con mi comentario verde...entendeme Eva, a veces hago apología de mi desamor, pero e mí me encanta cada uno de los poemas o relatos que hay acá, por eso lo subí. Muy agradecida de tu paso y comentario. Un beso, Emma

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Linda historia, linda imagen, lindos comentarios, gracias

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

El amor ¿el peor de los demonios? (Toy con García Marquez)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...