La mujer escribe y eso es lo que importa










7 de octubre de 2011

Sarah Manguso, Cosas hermosas


(*)



COSAS HERMOSAS

A veces creo que comprendo cómo funcionan las cosas
y entonces descubro que en Neptuno llueven diamantes.
En este mundo puedes salir temprano del trabajo, desatascar las tuberías,
oír música. Cualquiera de las cosas arriba mencionadas debería probar la existencia
de Dios o al menos de algún tipo de motor embellecedor
pero cuando en Alemania no supieron
cómo tranquilizar al oso polar y él permanecía de pie
en el parque, la puerta de la jaula rota, lo mataron a balazos.
408 kilos y 233 gramos – eso es mucho oso polar muerto.
Neptuno está bastante cerca de lo inmortal,
tal y como nosotros entendemos la palabra, y no me gustaría ser
ese planeta. Pero si tuviese que serlo lo aceptaría,
las décadas de agotadoras lluvias, y los incendios
que vería en planetas vecinos,
agradecido por no haber sido tocado nunca por ellos,
y porque los diamantes fuesen míos.

Traducción de Susana Castro



BEAUTIFUL  THINGS

Sometimes I think I understand the way things work
And then I find out that on Neptune it rains diamonds.
On this world you can get out of work early, unclog the drain,
hear music. Any of the above should prove the existence
of God or at least some kind of beautifying engine
but in Germany when they couldn’t figure out
how to tranquilize the polar bear and he was standing
in the park, the cage door broken, they shot him dead.
Nine hundred pounds——that’s a lot of dead bear.
Neptune’s pretty close to immortal,
as we understand the word, and I wouldn’t like to be
that planet. But if I had to I would take it,
the decades of punishing rain, and the fires
on neighboring planets I would watch,
thankful I was never touched by them,
and that the diamonds were mine.



WUNDERBARE DINGE

Manchmal glaub ich zu wissen, wie die Dinge so laufen
und finde dann raus, dass es auf dem Neptun Diamanten regnet.
Auf der Erde kannst du das Büro früh verlassen, den Abfluss reinigen,
Musik hören. Irgendwas davon sollte beweisen können, dass Gott
existiert oder wenigstens eine Art Verschönerungsmaschinerie,
aber in Deutschland, als man kein Mittel fand, einen Eisbären
ruhigzustellen, erschoss man ihn einfach, er stand im Park,
in seinem Rücken die aufgebrochene Käfigtür.
Neunhundert Pfund – das ist eine ganze Menge toter Bär.
Neptun ist ziemlich nah dran an unsterblich,
so wie wir dieses Wort verstehen, und ich wäre nur ungern
dieser Planet. Aber wenn ich müsste, würde ich das durchziehen,
die Dekaden schmerzhaften Regens, die Brände
auf den Nachbarplaneten einfach beobachten,
dankbar dafür, dass sie mir nicht zuleibe rücken
und dass die Diamanten allein mir gehören.

(en Komm her o Klarheit!, luxbooks.americana, 
Traducido del inglés por Ron Winkler)


Sarah Manguso 
(Massachusetts, EE.UU, 1974)
de The Captain Lands in Paradise
Alice James Books, 2002
para leer MÁS
su WEB

(*) sin datos del autor

5 comentarios:

Maia Blank dijo...

Veamos qué me sale....
A veces quisiera comprender, o creer que comprendo cómo funcionan las cosas.
Si tengo que elegir un planeta distinto a la Tierra sería Mercurio,
De las tres opciones, sólo la posibilidad de la música podría decir que es una forma de com-probar la existencia de Dios.
En general, cuando no sabemos cómo tranquilizar a alguien, ya sea oso polar o ser humano, lo primero que se nos ocurre es matarlo a balazos (que es como jugar a desatascar cañerías y recibir título de plomero - por lo del plomo de las balas también).
Y los diamantes se los pueden mandar a la esposa de Neptuno para que siga cuidando de sus anillos. Yo prefiero un cristal de la cueva de Naica en México, así de grande.

Y ahora me retiro. Besos y feliz finde.

Nina dijo...

¡¡Qué lindo texto!! ¡Hermosa imagen!

Beoste enorme. Lindo fin de semana =)

EMMAGUNST dijo...

Pensé que era otra traducción Maia, y recién percibo que es una adaptación muy hermosa la que has hecho.

Un abrazo(te)


Besos Nina!!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Mejor no intentar comprender nada...

el maquinista ciego dijo...

Por fin puedo escribir!
...el poema me gusta mucho, sigue esa línea de 'comentar' lo 'cotidiano' para trascender hacia lo que no es para nada humano...eso sí, sólo puedo pensar que no quisiera ser planeta (ninguno, aunque me gusten mucho los nombres de todo, y bueno es el de Neptuno), si acaso la propia música (qué sorbebia que soy! ;))...y también pienso que una lluvia de diamantes sobre el lomo de uno tiene que doler bastante............

bicos y abrazos, Emma! (y graciñas por el link ;)))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...