La mujer escribe y eso es lo que importa










9 de diciembre de 2011

Giovanna Pollarolo Giglio, El principio

Fotografía de Erin Jane Nelson

EL PRINCIPIO

Esa navidad le regalé una almohada.
Una almohada no es más que eso: un regalo.
Pudo haber sido un libro
una corbata, un perfume, un reloj. Pero le regalé una almohada.
Esa navidad él me contó
que yo ya no estaba en sus sueños:
había visto muchas puertas y oscuros callejones.
También me advirtió de la inmensa pena
que le daba tener que decirme
sus infinitos deseos
de acariciar otro cuerpo
mirar otros ojos
la ilusión de esperar a alguien
y la ansiedad de no saber
las ganas
de besar, abrazar, tocar, cantar, lamer, sonreír, reír, silbar, bailar.
Y yo le regalé una almohada.





Giovanna Pollarolo Giglio (Tacna, Perú, 1952)
de La ceremonia del adiós, Peisa Eitorial, 1997

para leer MÁS


11 comentarios:

vera eikon dijo...

Esto me parece delicadísimo. Triste, pero a la vez muy, muy delicado...Como el gesto de ella al regalarle una almohada sobre la que soñar cada noche. Bico, Emmma

c c Rider dijo...

La malicia no tiene límites. Una vez renegada su alma la acuchilla con verbos activos y aún así, un regalo. Quiero pensar que de primera calidad.

Corina dijo...

Bellisimo...
Sobre una almohada se sueña y también se muere.
Un beso grande!

Noelia Palma dijo...

el comentario de Vera es acertado, es delicado, pero además está implícito eso de te regalé una almohada para que sueñes a otra... y, ay no sé, creo que me dolió demasiado

:Isza: dijo...

Uff que duro...

Besote!

Blue dijo...

Doloroso.
No me extraña que algunos odien la navidad.
Besos.

Halcón peregrino dijo...

Un poema que estremece.

Que fineza de regalo, yo en su lugar, no quiero contar que le regalaría.

Un abrazo.

axis dijo...

Uy! demoledor, sí! una sinceridad extremadamente innecesaria creo yo!

Qué dulce navidad... ufff

pd: te llegaron mis besitos?

Si no... otros más!!!

EMMAGUNST dijo...

Síiiii, me llegaron! y just in time Axis! Muchísimas gracias! Un abrazo

Anouk A. dijo...

Es precioso Emma, me ha llegado muchísimo leerlo, justo en esta mañana. Qué acierto utilizar la imagen de la almohada!
Abrazos :)

Anya K. dijo...

Oh, la almohada! Qué símbolo, no creéis? Lugar de refugio, de huida, de descanso, de tortura, de tantas cosas... Me llegó muy dentro este poema, Emma, yo, que tengo relación de amor-odio con el sueño.
Besos grandes!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...