La mujer escribe y eso es lo que importa










22 de diciembre de 2011

Rosemarie Urquico, Sal con una chica que lee



Fotografía de James Whitmore


Sal con alguien que se gasta todo su dinero en libros y no en ropa, y que tiene problemas de espacio en el clóset porque ha comprado demasiados. Invita a salir a una chica que tiene una lista de libros por leer y que desde los doce años ha tenido una tarjeta de suscripción a una biblioteca.

Encuentra una chica que lee. Sabrás que es una ávida lectora porque en su maleta siempre llevará un libro que aún no ha comenzado a leer. Es la que siempre mira amorosamente los estantes de las librerías, la que grita en silencio cuando encuentra el libro que quería. ¿Ves a esa chica un tanto extraña oliendo las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Es la lectora. Nunca puede resistirse a oler las páginas de un libro, y más si están amarillas.

Es la chica que está sentada en el café del final de la calle, leyendo mientras espera. Si le echas una mirada a su taza, la crema deslactosada ha adquirido una textura un tanto natosa y flota encima del café porque ella está absorta en la lectura, perdida en el mundo que el autor ha creado. Siéntate a su lado. Es posible que te eche una mirada llena de indignación porque la mayoría de las lectoras odian ser interrumpidas. Pregúntale si le ha gustado el libro que tiene entre las manos.

Invítala a otra taza de café y dile qué opinas de Murakami. Averigua si fue capaz de terminar el primer capítulo de Fellowship y sé consciente de que si te dice que entendió el Ulises de Joyce lo hace solo para parecer inteligente. Pregúntale si le encanta Alicia o si quisiera ser ella.

Es fácil salir con una chica que lee. Regálale libros en su cumpleaños, de Navidad y en cada aniversario. Dale un regalo de palabras, bien sea en poesía o en una canción. Dale a Neruda, a Pound, a Sexton, a Cummings y hazle saber que entiendes que las palabras son amor. Comprende que ella es consciente de la diferencia entre realidad y ficción pero que de todas maneras va a buscar que su vida se asemeje a su libro favorito. No será culpa tuya si lo hace.

Por lo menos tiene que intentarlo.

Miéntele, si entiende de sintaxis también comprenderá tu necesidad de mentirle. Detrás de las palabras hay otras cosas: motivación, valor, matiz, diálogo; no será el fin del mundo.

Fállale. La lectora sabe que el fracaso lleva al clímax y que todo tiene un final, pero también entiende que siempre existe la posibilidad de escribirle una segunda parte a la historia y que se puede volver a empezar una y otra vez y aun así seguir siendo el héroe. También es consciente de que durante la vida habrá que toparse con uno o dos villanos.

¿Por qué tener miedo de lo que no eres? Las chicas que leen saben que las personas maduran, lo mismo que los personajes de un cuento o una novela, excepción hecha de los protagonistas de la saga Crepúsculo.

Si te llegas a encontrar una chica que lee mantenla cerca, y cuando a las dos de la mañana la pilles llorando y abrazando el libro contra su pecho, prepárale una taza de té y consiéntela. Es probable que la pierdas durante un par de horas pero siempre va a regresar a ti. Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y es que, por un tiempo, siempre lo son.

Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad la próxima vez que se enferme; puede que hasta sea por Skype.

Sonreirás con tal fuerza que te preguntarás por qué tu corazón no ha estallado todavía haciendo que la sangre ruede por tu pecho. Escribirás la historia de ustedes, tendrán hijos con nombres extraños y gustos aún más raros. Ella les leerá a tus hijos The Cat in the Hat y Aslan, e incluso puede que lo haga el mismo día. Caminarán juntos los inviernos de la vejez y ella recitará los poemas de Keats en un susurro mientras tú sacudes la nieve de tus botas.

Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee.


O mejor aún, a una que escriba.


s/d del autor de la fotografía



"Date a girl who reads. Date a girl who spends her money on books instead of clothes. She has problems with closet space because she has too many books. Date a girl who has a list of books she wants to read, who has had a library card since she was twelve.


Find a girl who reads. You’ll know that she does because she will always have an unread book in her bag.She’s the one lovingly looking over the shelves in the bookstore, the one who quietly cries out when she finds the book she wants. You see the weird chick sniffing the pages of an old book in a second hand book shop? That’s the reader. They can never resist smelling the pages, especially when they are yellow.

She’s the girl reading while waiting in that coffee shop down the street. If you take a peek at her mug, the non-dairy creamer is floating on top because she’s kind of engrossed already. Lost in a world of the author’s making. Sit down. She might give you a glare, as most girls who read do not like to be interrupted. Ask her if she likes the book.

Buy her another cup of coffee.

Let her know what you really think of Murakami. See if she got through the first chapter of Fellowship. Understand that if she says she understood James Joyce’s Ulysses she’s just saying that to sound intelligent. Ask her if she loves Alice or she would like to be Alice.

It’s easy to date a girl who reads. Give her books for her birthday, for Christmas and for anniversaries. Give her the gift of words, in poetry, in song. Give her Neruda, Pound, Sexton, Cummings. Let her know that you understand that words are love. Understand that she knows the difference between books and reality but by god, she’s going to try to make her life a little like her favorite book. It will never be your fault if she does.

She has to give it a shot somehow.

Lie to her. If she understands syntax, she will understand your need to lie. Behind words are other things: motivation, value, nuance, dialogue. It will not be the end of the world.

Fail her. Because a girl who reads knows that failure always leads up to the climax. Because girls who understand that all things will come to end. That you can always write a sequel. That you can begin again and again and still be the hero. That life is meant to have a villain or two.

Why be frightened of everything that you are not? Girls who read understand that people, like characters, develop. Except in the Twilightseries.

If you find a girl who reads, keep her close. When you find her up at 2 AM clutching a book to her chest and weeping, make her a cup of tea and hold her. You may lose her for a couple of hours but she will always come back to you. She’ll talk as if the characters in the book are real, because for a while, they always are.

You will propose on a hot air balloon. Or during a rock concert. Or very casually next time she’s sick. Over Skype.

You will smile so hard you will wonder why your heart hasn’t burst and bled out all over your chest yet. You will write the story of your lives, have kids with strange names and even stranger tastes. She will introduce your children to the Cat in the Hat and Aslan, maybe in the same day. You will walk the winters of your old age together and she will recite Keats under her breath while you shake the snow off your boots.

Date a girl who reads because you deserve it. You deserve a girl who can give you the most colorful life imaginable. If you can only give her monotony, and stale hours and half-baked proposals, then you’re better off alone. If you want the world and the worlds beyond it, date a girl who reads.

Or better yet, date a girl who writes."







Rosemarie Urquico (Filipinas)
en respuesta a Salir con chicas que no leen, de Charles Warnke
Traducción de Cristina Esguerra
Extraído de El Malpensante

37 comentarios:

Volianihil dijo...

Cojonudo. Casi me he enamorado o no estamos hablando de nadie. Bueno sí, del concepto.

Mariela Betania dijo...

Wow me encanto ^^
Tierno y lindo de leer.

O más aún con una que escriba :P

Creo que se lo voy a pasar a alguien para que lo lea x) Le va a gustar.


Un gusto, beso!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Una de mis tantas chicas lee, yo me aburro y entonces, le miento.

Desclasado dijo...

No sé, no sé, eso de que a las mujeres se les permita leer.
Jua jua jua, yo me enamoré de la de las calzas verdes, pero más me parece una modelo que una lectora, la verdad.
Es un bonito texto de principio a fin.

vera eikon dijo...

Está claro que nunca seré una chica que lee. Soy demasiado papamoscas paa ello.....Pero bueno, el texto es lindo. Bico

Túconmigo dijo...

Dios!!! Me ha encantado. Gracias

EMMAGUNST dijo...

Desclasado: sos un prejuicioso terrible!

EMMAGUNST dijo...

Volianihil...del concepto...claramente

EMMAGUNST dijo...

Me alegro Mariela! te recomiendo la nota del enlace!

EMMAGUNST dijo...

Joven: te aburrís porque una de tus chicas lee? y en qué le mentís?

EMMAGUNST dijo...

Vera, me estás mintiendo.

Asterion dijo...

Cada vez se hace mas dificil encontrar una chica leyendo en la calle! Parece que las minas interesantes leen o tienen blogs. La tarea se vuelve mas dificultosa!
Independientemente de ello, se tomaran en cuenta los consejos y posteare los resultados en mi blog. Por cierto chicas: yo leo!
Petons a tots!

EMMAGUNST dijo...

Túconmigo...me alegro mais!

EMMAGUNST dijo...

I know Asterion, I know. Por cierto, yo soy de las que lee y siempre llevo un libro en el bolso o cartera, aunque el de la última semana sea el horóscopo chino del 2012! :)

vera eikon dijo...

Sí yo también llevo siempre un libro en el bolso, siempre, pero al final me quedo mirando para las musarañas, y sólo leo tres paginitas seguidas...Por eso decir que leo es sobreestimarme. La mayor parte del tiempo hago encaje de bolillos con las nieblas de mi cabeza....Es terrible

EMMAGUNST dijo...

pero viste cómo termina el escrito...:

"O mejor aún, a una que escriba."

vera eikon dijo...

Me sonrío, Emma....Bico, querida

Isra dijo...

Lo leí hace un par de meses y es brutal...
Me encantó releerlo!

Blue dijo...

Esta vez vengo desde casa Trilce, así que ya leí allí antes el texto al que este responde.
Y me encantó el primero.
Y este también, porque lo remata desde otro ángulo.
Besos.

ROSA ALIAGA dijo...

¡Qué risa, querida Blue! Me ha encantado Casa Trilce. Qué cosas tan bonitas me enseñáis. Un beso para todas mis chicas que leen. ¡Mua!

marcela dijo...

Yo vine, comente, y después volví y no hubo nada...
Me pasa mucho a veces me parece que blogger me ignora.
Besos

marcela dijo...

Cuestión de química
Ya sabes cómo somos las grasas saturadas,
parecemos estables, satisfechas
con nuestra fórmula molecular,
a grandes rasgos dignas de confianza.
Pero -siempre hay un pero-
al entrar en contacto con el aire
y, sobre todo, con el transcurrir
del tiempo y la rutina,
se nos rompen los dobles
enlaces de carbono y el oxígeno,
que ocupa su lugar,
nos vuelve impredecibles y nos desequilibra.

El proceso se llama "enranciamiento".
-No quiero que te pueda
parecer una excusa-.
Y deja siempre un mal sabor de boca.


Inma Pelegrin

EMMAGUNST dijo...

Isra!!! si volvés a cruzarte con textos similares o "por el estilo" no dudes en hacérmelos llegar por favor!!! Saludos

EMMAGUNST dijo...

Si Blue, también me gustó muchísimo el de Charles Warnke, pero al encontrarme con el escrito de Rosemary preferí priorizarla...porque Emma viste como es...prefiere a las mujeres :P

EMMAGUNST dijo...

gracias Casa Trilce!!!

EMMAGUNST dijo...

Marcela Querida, recibí tus felicitaciones, recibí la música y las fotos, recibí y atesoro tanto cariño.

(Qué interesante, aunque hermético para mí comprensión, este poema que nos has dejado. Tengo que volver y volver a leerlo.)Pero me gusta.

Un enorme abrazo

La lectora dijo...

tenés razón... este texto es para la lectora :)

saluditos.

una chica de ojos marrones dijo...

me encanta! me encanta!! me encanta!!!
que maravilla!!!!!!!!!!!!!
que preciosidad!!!!!!
gracias, gracias, gracias!!!
hoy tenía el día nublado y leer esto me ha animado...

Aka dijo...

Un concepto precioso, fácil enamorarse del mismo... ¿cómo no enamorarse de alguien que te ofrece tantos mundos?

Pitt Tristán dijo...

Leo esta entrada "sal con una chica que lee". Leo algo de tu blog. Leo tu perfil, tus comentario. Veo la foto de tu perfil. Se trata de un texto literario, pero si fuera una invitación de la propia autora del blog debería titularse "sal con una atractiva chica que lee".
Atractiva en el concepto, naturalmente.
Enhorabuena por tu magnífico blog.
Por cierto, personalmente, prefiero salir con una chica que, además, lee. Pero eso va en gustos.
Un fuerte abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupenda la respuesta...

Felices fiestas y un abrazo.

Carmela dijo...

Éste me ha encantado y ahora voy a casa Trilce, a ver que hay!!
Besos, Emma

Ilitia dijo...

Genial, ¡me ha encantado! Larga vida a las chicas que leemos en los cafés, buses, metros, trenes y olemos las páginas. El problema es que si vienen a buscarme para salir cuando estoy leyendo posiblemente no me encuentren, que es lo que le debería pasar a toda buena lectora que se precie. Y prefiera las ediciones de bolsillo a las citas. Besos Emma! y feliz Navidad

Das Radioaktive Mädchen dijo...

Me ha encantado. Qué razón, o eso espero.
Un saludo!

PoeMa Bat Soilik dijo...

Maravilloso!

Un abrazo

Quir-k (Juana Luján) dijo...

yo ultimamente llevo el bodoque celeste de "200 años de poesía"... a mi los muchachos tiernos me rechazan por poco práctica! jaja
abrazos
j.

Quir-k (Juana Luján) dijo...

el otro texto esta bien tambien, pero la "polemica" que se genera en los comentarios es bastante absurda, me parece...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...