La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de abril de 2012

Alda Merini, 37


(*)

37

Encendí una fogata
en mis noches de luna
para llamar a los huéspedes
como hacen las prostitutas
en la orilla de ciertas carreteras,
pero nadie se detuvo a mirar
y mi fogata se apagó.

37

Ho acceso un falò
nelle mie notti di luna
per richiamare gli ospiti
come fanno le prostitute
ai bordi di certe strade,
ma nessuno si é fermato a guardare
e il mio falò si è spento.




Alda Merini (Milán, Italia, 1931-2009)
de La Tierra Santa, 1983
Traducción de Roberto Martínez Bachrich
(*) s/d del autor de la fotografía


10 comentarios:

Maia dijo...

No debe haber sido la carretera adecuada.

vera eikon dijo...

Quizás alguien vio el humo desde la distancia, pero no le dio tiempo a llegar....Bico

una chica de ojos marrones dijo...

me ha encantado... tanto traducido como en versión original...
gracias, una vez mas, por compartir estos poemas...
besos!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Eso pasa con los fuegos, también pasa con las palabras que se lanzan como botellas y no encuentran respuesta. Abrazo.

Anónimo dijo...

Otra vez la botella!!! Ay ay ay!!! Voy a tener que ir hasta la orilla!!! ...

Ana Muela Sopeña dijo...

Me encanta Alda Merini, Emma.

Un poema genial.

Un abrazo
Ana

Ismael Cabezas dijo...

¿Ese poema es del libro "Tierra Santa"?

Axis dijo...

De seguro habrá otro fuego para encender, en algún momento, en alguna otra carretera...

Besos Emma!!

leerlo en italiano,
me encanta!

Alessa dijo...

Me encanta tu blog. No tenía el gusto de conocer a Alda, te agradezco mucho. Un abrazo fuertísimo.

Alessa dijo...

Me encanta tu blog. No tenía el gusto de conocer a Alda, te agradezco mucho. Un abrazo fuertísimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...