La mujer escribe y eso es lo que importa










17 de abril de 2012

Audre Lorde, El poder


Fotografía de Marcus Piggot


EL PODER

La diferencia entre la poesía y la retórica
es estar
preparado para matarte
tú mismo
en vez que a tus hijos.

Estoy atrapada en un desierto hecho de heridas a bala
todavía abiertas
y un niño muerto arrastra su rostro negro y destrozado
más allá del horizonte donde acaban mis sueños
la sangre de sus mejillas y de sus hombros perforados
es el único líquido a kilómetros a lo redonda y mi estómago
se revuelve al imaginar el gusto que tendrá, mientras
mi boca dividida en dos labios resecos
sin tener una lealtad o una razón para ello ,
está sedienta de su sangre húmeda
mientras naufragan en la blancura del desierto
donde estoy perdida
sin imaginación ni magia posible
tratando de convertir todo este odio y esta destrucción en un poder
tratando de curar con besos a mi hijo agónico
pero, nadie, salvo el sol limpiará sus huesos con rapidez.


El policía que, en Queens, derribó con un disparo al chico de diez años
estaba a su lado, con sus zapatos bañados con la sangre de él
y una voz dijo: "Muere, pequeño hijo de puta" y
hay videos que prueban esto. En el juicio
el policía dijo que fue en defensa propia:
"No reparé en el tamaño ni en ninguna otra cosa
salvo en el color." Y
hay videos que prueban esto también.


Hoy día, ese hombre blanco, de treinta y siete años,
con trece de servicio
ha sido puesto libertad por once hombres blancos
que dijeron que estaban satisfechos
porque se había hecho justicia
y una mujer negra que dijo:
"Me convencieron". Esto es:
ellos arrastraron su cuerpo de mujer negra, de un metro veinticinco de estatura,
por sobre los carbones ardientes de cuatro siglos de aprobación del macho blanco
hasta que ella renunció al único poder real que alguna vez tuvo
y decoró con cemento su propia cuna
para construir allí un cementerio para nuestros hijos.


No he sido capaz de palpar la destrucción dentro de mí.
Pero a menos que aprenda a usar
la diferencia entre la poesía y la retórica
mi poder también se corromperá como molde envenenado,
se volverá flojo e inservible como un alambre suelto
y un día tomaré mi enchufe rabioso
y lo conectaré al lugar más cercano,
violaré a una mujer blanca de ochenta y cinco años
quien es a su vez madre de alguien
y mientras la golpeo hasta dejarla sin sentido y le prendo fuego a su cama
un coro griego estará cantando una canción con ritmo del vals:
"Pobrecita. Ella nunca hirió a un alma. ¡Qué bestias son los negros!".



POWER

The difference between poetry and rhetoric
is being ready to kill
yourself
instead of your children.

I am trapped on a desert of raw gunshot wounds
and a dead child dragging his shattered black
face off the edge of my sleep
blood from his punctured cheeks and shoulders
is the only liquid for miles
and my stomach
churns at the imagined taste while
my mouth splits into dry lips
without loyalty or reason
thirsting for the wetness of his blood
as it sinks into the whiteness
of the desert where I am lost
without imagery or magic
trying to make power out of hatred and destruction
trying to heal my dying son with kisses
only the sun will bleach his bones quicker.

A policeman who shot down a ten year old in Queens
stood over the boy with his cop shoes in childish blood
and a voice said “Die you little motherfucker” and
there are tapes to prove it. At his trial
this policeman said in his own defense
“I didn't notice the size nor nothing else
only the color”. And
there are tapes to prove that, too.

Today that 37 year old white man
with 13 years of police forcing
was set free
by eleven white men who said they were satisfied
justice had been done
and one Black Woman who said
“They convinced me” meaning
they had dragged her 4'10'' black Woman's frame
over the hot coals
of four centuries of white male approval
until she let go
the first real power she ever had
and lined her own womb with cement
to make a graveyard for our children.

I have not been able to touch the destruction
within me.
But unless I learn to use
the difference between poetry and rhetoric
my power too will run corrupt as poisonous mold
or lie limp and useless as an unconnected wire
and one day I will take my teenaged plug
and connect it to the nearest socket
raping an 85 year old white woman
who is somebody's mother
and as I beat her senseless and set a torch to her bed
a greek chorus will be singing in 3/4 time
“Poor thing. She never hurt a soul. What beasts they are.”





Audre Geraldine Lorde  
(Harlem, Nueva York,  EE.UU., 
1934-St Croix, Islas Vírgenes, 1992)
de The Collected Poems of Audre Lorde, W. W. Norton and Company Inc., 1997
Este poema fue escrito acerca de Clifford Glover, 
un niño negro de diez años de edad, quien recibió un disparo de un policía. 
Posteriormente, el policía fue absuelto por un jurado 
donde uno de los miembros era una mujer negra.
para leer MÁS

6 comentarios:

Antonio dijo...

"Al lector, o le aburrimos o le matamos. Un poema malo -de leerse- podría causarte dolor de cabeza. Un poema bueno -de acabarse- podría matarte a ti y a todo ser vivo en un radio de siete kilómetros. La poesía no es solo fin y medio de si misma; el lector debe ser asesinado, pero con todo el cariño. Para este fin exijo que cada verso merezca la pena del esfuerzo de leerlo. En el mundo hay dos clases de personas: los ignorantes y los que no quieren serlo. Con la poesía pasa exactamente lo mismo, la hay que no sirve ni para dejarse la vida en ella. En poseía cada imagen es una defensa de la idea. Sin idea no hay poema. Sin imagen no hay poseía. Ya sea por medio de la idea o de la imagen -si no ambas-, el poeta debe aportar lo que no existe y ser él mismo hasta cuando miente. Así como solo si un grano de arena irrita a la ostra, se forma la perla, solo si el poeta es "irritado" debe escribirse el poema. Lo demás es lo de menos."

Aarón García Peña
Buen día, Emma

Say dijo...

Emma,
este poema desarma.

Lo que está suspendido en la cámara de la conciencia.

Con la fuerza brutal de la escritura de Audre Lorde.

La indiferencia de las consecuencias de ser negro, pobre, mujer, maricón o lesbiana son de una invisibilidad tal que da repugnancia del ser humano.

Hace un tiempo leí un poema de Robert Hayder, poeta afroamericano, (tráfico de esclavos). Habla del transporte de esclavos desde África al Nuevo Mundo en barcos con nombre de Jesús, Esperanza y Misericordia.

Es de esto de lo que habla Audre Lorde. La nauseabunda hipocresía y el asqueroso cinismo asesino y cruel de los hombres blancos impolutos. Y de la herida incurable que una humillación vital, asesinato del alma, se ha marcado para siempre. Y sobre todo del no perdón. De la ira. De la furia. Del resarcimiento ético que se intenta a través de un poema como el escrito por Audre Lorde.

Gracias emma por traer esto. como gracias también por el poema del otro día de Ana Wajszczuk, Todas somos putas. y bueno por todo lo que eres desde la selección de cada poema.

P.D. Me encanta el comentario de Antonio.

Un abrazo enorme emma!

EMMAGUNST dijo...

Pero que lindos comentarios!!!

Antonio y Say, ya los estaba extrañando.

Salvando las diferencias de lo expuesto por vos Antonio, hace un par de días ví un video de una película con Roberto Benigni en el que hace una proclama sobre lo que es la poesía o lo que debería ser, es excelente. Ya recordaré dónde lo ví, sé que es en un blog amigo. Gracias por esas palabras.

EMMAGUNST dijo...

Say, voy a seguir el consejo de leer a Robert Hayder! A mí me atrapan esos que escriben sobre cualquier cosa, y que te abren los ojos y las puertas del más allá (más allá de las narices de uno). Por eso me atrapó Wislawa, porque desde su departamento de Varsovia (o Cracovia?) tenía una visión del mundo y de las pequeñas cosas tan amplia como de los grandes temas de la humanidad...

EMMAGUNST dijo...

"Lo que está suspendido en la cámara de la conciencia..." con esas palabras que escribís Say, me quedé pensando también en los primeros versos del poema:

"La diferencia entre la poesía y la retórica
es estar
preparado para matarte
tú mismo
en vez que a tus hijos."

Ayer, una mujer que estaba presa por haber matado a su hijo para arruinarle la vida a su marido, se quitó la vida... No sé si tiene que ver, ya estoy bastante confundida.

Un enorme abrazo Say

Say dijo...

Emma,
yo tampoco sé qué decir sobre el caso de esta mujer al matar a su hijo y su suicidio anunciado. sólo imagino la situación de destrucción y enloquecimiento en que ella se encontraba al hacer eso. hay un universo cruel y estancado en la depredación y la utilización mental sobre la mujer, por parte de los entramados estatales e institucionales. la mujer está por la fuerza, encadenada a la norma social, obligada a la sumisión en la relación social entre los sexos, obligación que tiene que cumplir a través de su cuerpo, accesible siempre para los hombres, y siempre accesible para la procreación, que exigen los estados. no me extraña que las mujeres en ciertas situaciones, cuando se las acorrala de esa manera, lleguen a la pérdida total de su propia conciencia, y de su propia autonomía como personas y como seres pensantes y acaben en la locura. a pesar de ello siempre se la juzgará infinitamente con más dureza de lo que se le juzgará nunca a ningún hombre por el más aberrante y alevoso crimen que cometiera.

“yo quisiera no saber, como sé,
Quienes serán los crucificados” Gioconda Belli

ah, emma, llevás razón, Wislawa es tan especial en su poesía y también como persona. porque desde su pequeño apartamento en Cracovia supo ponerse en el lugar de los tienen que bregar con la vida denodadamente para sobrevivir...y porque nos hace ver el mundo y la existencia en esas pequeñas cosas que forman parte de nuestros sentidos.

un abrazo inmenso lleno de visiones Szymborskavianas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...