La mujer escribe y eso es lo que importa










18 de abril de 2012

Miyó Vestrini, Cada vez que oscurece...


Fotografía de Bill Brandt


Cada vez que oscurece
amor mío,
me sorprende un rostro brumoso en los espejos
y escucho como llueve fuerte,
como llueven los aguaceros.
El recuerdo
la terrible indisposición de los que recuerdan algún lugar,
¿hay álguien en el camino?
No hay nadie en el camino
amor mío y paso distraída
sin ver el balcón donde chillan los azulejos.
Temo recordarte aún en el invierno próximo
y la madrugada ya andando,
hago el último,
furioso intento,
para dormir sin sueños ni claridades.



Miyó Vestrini - Marie José Fauvelles Ripert
(Francia, 1938 - Venezuela, 1991)
para leer MÁS

3 comentarios:

Sergio DS dijo...

Dormir sin sueños dulces acaba siendo tedioso, pero las pesadilla ¿quién las quiere?.

vera eikon dijo...

Yo, generalmente temo lo contrario, al sueño sin sueños...pero el poema es bello, y que quedé como pillada de esos azulejos que chillan...

El Joven llamado Cuervo dijo...

Apenas duermo con pastillas, es lo terrible de los poemas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...