La mujer escribe y eso es lo que importa










19 de abril de 2012

Miyó Vestrini, Caricia


Fotografía de Frances Pellegrini



La mitad de lo que le ocurra a mi hijo,

será culpa mía. 

Qué bien.

Lo digo así,

recubierta de collares y lunares,

veinticuatro horas después de enviarte a Paris,

y supieras lo que es estar lejos de casa.

Llega hasta a mí

tu rostro de adolescente despeñado,

levantado hacia un profesor ansioso de enderezar

a este pequeño viejo rico.

Hay que ser fuerte,

te dicen:

sólo si lo eres tendrás derecho a cumplir

dieciocho años

y oler la cocaína que quieras.

Y vomitarte sobre la vajilla de tu madre

en la cena ofrecida

para celebrar tu regreso.

Por ahora,

te sacude el frio en el dormitorio de los grandes

y aprietas la medalla que te regaló tu novia

en el aeropuerto.

No he terminado contigo, decía la tarjetica,

prefiero que lo hagan otros.

Y firmaba:

mami te quiere.

Te sacaron de la galería de espejos

para que no rompieras el diseño de la arquitectura holandesa.

Aun antes de tu llegada

ella sufría de baby blues

porque,

¡ay!, gemía, 

no estoy preparada para ser madre.

Ahora eres tú, 

quien no está preparado para ser hijo.

Odias lo que está bien,

odias lo que está mal. 

Estás perdido entre Le Pere Lachaise

y la rue Delambre.

no hay suficientes recuerdos como tú quisieras.

Ya juegas con la inmortalidad:

pobre rata,

qué poco vales en la apuesta,

Te gritan los transeúntes a la caída del sol.

Miras el papel higiénico

impregnado de tu caca de niño triste.

De niño malo

enviado a París con un recuadro en el cuello:

menor viajando solo. 



Miyó Vestrini - Marie José Fauvelles Ripert - (Francia, 1938 - Venezuela, 1991)
de Valiente ciudadano, 1994

10 comentarios:

Noelia Palma dijo...

ay

la amo

nada más que decir

el maquinista ciego dijo...

Un poema-historiavital espectacular!
Como uno de esos tortazos que da la protagonista rica y elegante de la película, que tiene los sentimientos de una madre, pero guardados en el joyerito de la abuela, también rica, también con el mismo arte para el tortazo de Señora...

...por otro lado, quién está preparado para ser 'el hijo' de otro?...con lo complicado que es ya ser simplemente uno mismo....

Abrazo, me encantó!!

EMMAGUNST dijo...

No tengo palabras para describir a Miyó. A veces me recuerda a Susana Thenón, muchas veces a nadie, solo a ella misma. A quien descubrí leyendo poesía venezolana y casi de casualidad, porque no hay mucho de ella en la web. Pero encontré un grupo de lectura sobre su poesía en facebook. Y ellos cuelgan los escritos, y yo me deleito!!!

vera eikon dijo...

Poema sin colchón y a bocajarro. Magnífico. Besos

Anouna dijo...

No la conocía hasta ahora, y ha sido una gran hallazgo leerla, simplemente realista y genial. Gracias!

Saludos
Anouna

El Joven llamado Cuervo dijo...

Ser fuerte, pero somos frágiles.

Juan Antonio dijo...

Cautiva progresivamente.

PÁJARO DE CHINA dijo...

descubrimiento total. abisal, directo a la mandíbula. y nosotras tan menores, también, viajando solas.

gracias, siempre.

Susan Urich dijo...

Qué bella, Miriam. Te haré llegar material sobre poetas venezolanas. Gracias por difundir el trabajo de Miyó, incluso acá es una gran desconocida, son cerrados los círculos que la conocen y recuerdan. Un abrazo.

ERNESTO RICARDO YORK HURTADO dijo...

hola te felicito por tu blog, yo también tengo algunas muestras poéticas de Vestrini en el siguiente blog http://masqueletrasylinguistica.blogspot.com/

los invito a visitarlo y a que me envíen sus opiniones, gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...