La mujer escribe y eso es lo que importa










3 de abril de 2012

Victoria Sibelles, Cuerdas

-->
Fotografía de Anka Zhuravleva



Seis cuerdas, la guitarra.
Un violín, tiene cuatro.
Después de la veintisiete,
me perdí con las del piano.

Yo no soy cuerda,
decía mi padre.
Si las otras dos, mis hermanas.
Pero igual vibraba.

Mi madre lo era
en los comienzos,
cantaba.
Un día
desafinó
y los compases
se llenaron de silencios.



Victoria Sibelles (Argentina)
para leer MÁS

7 comentarios:

Maia dijo...

Yo tampoco soy cuerda. Me encantó esa metáfora. Justo escribí un pequeño relato que habla de música en determinado párrafo y ahora pienso que es bueno tener quién la afina a una cuando está medio desafinada. Sí. Muy bueno, me gustó.

Maia dijo...

Debería decir: quién la afine, no quien la afina. Claro. Beso.

vera eikon dijo...

Malo cuando la madre no canta. Y bueno, me da a mi que la poeta vibraba más que las hermanas...Original poema. Besos!!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Esa desafinación final es un gancho al hígado, o quizá, un golpe bajo. Un abrazo.

Laurel dijo...

Ay qué liiiindooo!! De los cortitos y agudos!! Un día
desafinó
y los compases
se llenaron de silencios. Qué bueno volver a leerte M! Pero es que estoy en Artigas, casa materna y cuando vuelva sigo con mi pc que me impide visitarte!! Beso

mónica dijo...

que hermoso poema!!!!!!

protervidad dijo...

Regreso y entonces los días, la espuma, esa invasión de madrugadas hacen que te despiertes en el comienzo...

Bello poema, querida lectora empedernida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...