La mujer escribe y eso es lo que importa










30 de mayo de 2012

Cinzia Ricciuti, Milan Kundera


Milan Kundera

MILAN KUNDERA

Kundera, siempre Kundera, cada cuatro o cinco años, cuando alguien 
me lo recuerda, cuando necesito desnudar las cosas, cuando quiero 
que me sean dichas sin adornos.
Leo La Insoportable Levedad del Ser.
Me pregunto si de verdad me gusta ese libro o si simplemente me 
acostumbré a decir que me gusta o si me gustó alguna vez y ya no.
Igual lo leo, lo devoro.
Kundera y su sinceridad.
Kundera y sus personajes miserables que no tienen ni siquiera el 
derecho a un poco de realidad. Sacados de su mente, expuestos, solos, 
sin sangre.
Kundera el cirujano de los sentimientos.
El que habla siempre de pesadillas.
El poco poeta.
No hay amor en Kundera.
La amargura por su Praga invadida, por los rusos, por la incertidumbre, 
por la indignidad.
Es tiempo de horrores, me digo.
Y sigo.
Leo a sus mujeres.
Sus hombres no me gustan. Aman y no lo saben, odian y no lo saben.
Odian amando, aman odiando.
Tienen miedo. Son hombres. Me alejo.
En sus mujeres...me reconozco.
Kundera hubiese podido ser mujer.
Hay muchas escenas con espejos.
Mujeres desnudas viéndose al espejo.
¿Nos vemos realmente?
¿O el espejo es un tránsito, un puente hacia ese mundo que 
no entendemos y que es nuestro?
¿Nuestro?
Kundera me pone difícil.



BONUS TRACK

OCHO KILOS DE NADA

Camus odia a Rimbaud.
No le perdona que haya renunciado, que se haya dejado.
Camus esconde el desasosiego y la soledad en la soberbia.

Es tan tierna la poesía desde afuera, tan dulce la auto-aniquilación paulatina del poeta maldito, tan fácil vivir el éxtasis prestado.

El genio está en tener el don, dice Camus, no en abandonarlo.
Rimbaud, enfermo de nadas, carga con ocho kilos de oro en la cintura, duerme con ellos, desde que dejó de ser poeta.
¿Son tan diferentes el oro y la poesía?




Cinzia Ricciuti (Caracas, Venezuela, 1969)
extraído de ACÁ
su BLOG
para leer una ENTREVISTA

6 comentarios:

Maia dijo...

Kundera hace mil años que lo leí, ya casi ni recuerdo su estilo. Pero recuerdo que lo amé.

Los poetas ya no se suicidan, no llegan a tiempo.

Besos.

vera eikon dijo...

Uau! Vaya manera de diseccionar novelistas y poetas. A Kundera hace demasiado tiempo que lo leí, pero si de algo me acuerdo es de sus mujeres, y absolutamente nada de sus hombres. Supongo que eso puede estar relacionado con una posible identificación o empatía con ellas, por lo que eso debe significar que sus personajes femeninos debían ser realistas, lo cual me parece muy positivo en un novelista hombre. Y no me acuerdo si Camus odia Rimbaud, tendré que investigar. Muy originales estos poemas. Bicos

Tranquilino González dijo...

Me gusta esa relación Camus Rimbaud. El oro el poema y el moro. El primero es muy Kundera, y eso me desmorona.

una chica de ojos marrones dijo...

me han encantado... los dos!
gracias!
y besos!!

Leo Mercado dijo...

Nada que decir (nada que no haya dicho sobre Cinzia en el comentario del post anterior). Solamente añadir, que me encantaría ver en este blog, algún que otro texto de mi amiga Susan Urich (además, como para seguir con la onda venezolana...).

EMMAGUNST dijo...

...Es una gran cuenta pendiente...sin dudas...pronto...PRONTO!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...