La mujer escribe y eso es lo que importa










1 de junio de 2012

Donna Kate Rushin, El poema de la puente


(*) s/d del autor de la fotografía

EL POEMA DE LA PUENTE

Estoy harta
enferma de ver y tocar
ambos lados de las cosas
enferma de ser la condenada puente de todos.

Nadie
se puede hablar
sin mi
¿No es cierto?

Explico mi madre a mi padre
mi padre a mi hermanita
mi hermanita a mi hermano
mi hermano a las feministas blancas
las feministas blancas a la gente de la iglesia Negra
la gente de la iglesia Negra a los ex – jipis
los ex – jipis a los separatistas Negros
los separatistas Negros a los padres de mis amigos.

Después
tengo que explicarme a mí misma
a todos.

Hago más traducciones
que las malditas Naciones Unidas.

Olvídense
me enferman.

Estoy enferma de llenar sus huecos.

Enferma de ser su seguro contra
el aislamiento de sus autoimpuestas limitaciones
Enferma de ser la loca de sus cenas festivas
Enferma de ser la rara de sus meriendas de domingo
Enferma de ser la única amiga Negra de 34 individuos blancos.

Encuéntrense otra conexión con el resto del mundo
Encuéntrense otra cosa que los legitime
Encuéntrense otra manera de ser políticas y estar a la moda.

No seré su puente a su femineidad
su masculinidad 
su humani- dad.

Estoy enferma de recordarles que no
se ensimismen tanto por mucho tiempo.

Estoy enferma de mediar sus peores cualidades
de parte de sus mejores.

Estoy enferma 
de  recordarles
que respiren
antes de que se asfixien
con sus propias tarugadas.

Olvídense
crezcan o ahóguense
evolucionen o muéranse. 

La puente que tengo que ser
es la puente a mi propio poder
Tengo que traducir
mis propios temores
Mediar
mis propias debilidades.

Tengo que ser la puente a ningún lado
más que a mi verdadero ser.

Y después
seré útil.



THE BRIDGE POEM

I’ve had enough
I’m sick of seeing and touching
Both sides of things
Sick of being the damn bridge for everybody
  
Nobody
Can talk to anybody
Without me
Right?
  
I explain my mother to my father
my father to my little sister
My little sister to my brother
my brother to the white feminists
The white feminists to the Black church folks
the Black church folks to the ex-hippies
the ex-hippies to the Black separatists
the Black separatists to the artists
the artists to my friends’ parents…
  
Then
I’ve got to explain myself
To everybody
  
I do more translating
Than the Gawdamn U.N.
  
Forget it
I’m sick of it.
  
I’m sick of filling in your gaps
  
Sick of being your insurance against
the isolation of your self-imposed limitations
  
Sick of being the crazy at your holiday dinners
Sick of being the odd one at your Sunday Brunches
  
Sick of being the sole Black friend to 34 individual white people
Find another connection to the rest of the world
Find something else to make you legitimate
Find some other way to be political and hip
  
I will not be the bridge to your womanhood
Your manhood
Your humanness
  
I’m sick of reminding you not to
Close off too tight for too long
  
I’m sick of mediating with your worst self
On behalf of your better selves
  
I am sick
Of having to remind you
To breathe
Before you suffocate
Your own fool self
  
Forget it
Stretch or drown
Evolve or die
  
The bridge I must be
Is the bridge to my own power
I must translate
My own fears
Mediate
My own weaknesses
  
I must be the bridge to nowhere
But my true self
And then
I will be useful




Donna Kate Rushin (Lawnside, New Jersey, EE.UU., 1951)
en This Bridge Called My Back: de Writings by Radical Women of Color
Editado por Cherrie Moraga Ana Castillo 
(New York: Kitchen Table, 1981, 1983), xxii
Traducción de Ana Castillo y Norma Alarcón
para leer parte del LIBRO
su WEB


6 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Ves que hay puentes que unen? Y otros, hay que hacerlos estallar...

Leo Mercado dijo...

Coincido con Dario.
Mierda, si hubiese leído este poema antes, esta tarde, a mi auditorio de 60 cardiologos pelotudos, les habría dicho:

Olvídense
crezcan o ahóguense
evolucionen o muéranse.

EMMAGUNST dijo...

Cuánto me falta?

EMMAGUNST dijo...

Gracias Cecilia F. por hacerme leer este poema. Desconocía a esta autora. Y por pasarme los datos de las traductoras. En fin, gracias por esto. Sí conocía a una de las editoras, Gloria Anzaldúa, de la cual subí un poema hace un tiempo.

BESOS

EMMAGUNST dijo...

(*) antologadoras

bixen dijo...

¿No hay foto de la enfermera esa?
(Con vestidito del curro, ¡s'entiende!)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...