La mujer escribe y eso es lo que importa










4 de junio de 2012

Ester G. Camps, Yo y mi minoría






YO Y MI MINORÍA

la mayoría de gente que conozco
ha leído más poemas
que yo.
tienen estanterías llenas de libros
que sujetan otros libros
ordenados alfabéticamente
por tamaño y autor.
y te enseñan
pero nunca aprenden.

la mayoría de la gente que conozco
cree en poesía
ama poesía
pero no sonríe cuando sale el sol.
compran macetas
pero no plantan flores.

viven historias escritas por otros
a manos de personajes que nunca llegarán a ser
se convierten en sombras de personas muertas
celebridades, sí.

Pero muertas.

la mayoría de gente que conozco
disfruta de la música
sin haber sostenido nunca un acorde
entre sus brazos.

Vuelan, sí.

pero en primera clase y con cinturón.

creen en arte, pero se desvinculan de la palabra ser.

son el son de los zapatos de otros.

tienen sueños
pero no sueñan.

crean sus propios dioses
para poder cagarse en ellos
cada vez que las cosas salen mal.

coleccionan figuritas de porcelana
sin saber lo que es tener de barro
las entrañas.

Es esa gente
que pierde el significado
buscándose en el diccionario
sin comprender que, a veces,
todo se reduce
a un espejo.




Ester G. Camps 
(Valencia, España, 1984)
para leer MÁS
su BLOG

10 comentarios:

Maia dijo...

Yo creo que todos tenemos algo de toda esa mayor parte de la gente, en algún rincón siempre hay algo que podemos compartir con cualquiera. La vida es tan dura que ya no me atrevo a juzgar a nadie sin juzgar inmediatamente mi capacidad de juicio (excepto en casos de los políticos a quienes mido con otra vara). Y soñar es un privilegio que pocos tenemos gracias a que tuvimos la suerte de que alguien antes creyó en nosotros (mí y mis sueños). Y creo que esto es todo :)
Besos.

EMMAGUNST dijo...

Y es cierto lo que decís Maia, con el tiempo vamos aprendiendo a juzgar cada día un poco menos. Y que la vida tiene mil matices (te acordás elcuadrito de los grises?).
Y a la vez: quién no tuvo esa época de sentir que todo se podía encasillar en nuestros parámetros?

Un día...todo se derrumba.

vera eikon dijo...

Conozco mucha gente que ha leído más poemas que yo. No podría decir si son más o son menos, si saben soñar, o si pierden o no el significado. Me gusta lo que viene diciendo el poema pero no me siento quien de decidir quién sí o quién no. Sin embargo, independientemente de esto, a mí me sigue admirando la gente que ha leído más poemas que yo, y que me enseñen, aunque finalmente seré yo la que aprenda...Besos. Buenos días!!

Tranquilino González dijo...

Mis esposas se llaman Novela. Todas. Mis amantes se llaman Poesía. Todas.

Hermes D. dijo...

Es imposible generalizar, pero creo haber percibido algo de esto en ciertos "expertos", que se llenan la boca de palabras acerca de obras y autores y sin embargo basta un poco intuición para advertir lo poco que tienen adentro como para captar algo de lo que critican o alaban.
Un deleite tu blog, como siempre.
Saludos, Emma.

Leo Mercado dijo...

Yo no sé leer ni escribir; y sobreviví treinta años oliendo tierra mojada.

Histeriopía dijo...

El verdadero disfrute del arte está en saber vivirlo, en convertirlo en la sabia vital de tu respiración.

Leonel Licea Alvarez dijo...

Este que nos traes, querida Emma, es un gran poema que invita a reflexionar. Hay momentos que contienen esas verdades que vivimos diariamente y es imposible no verse reflejados en esos espejos.
Gracias por seguir trayéndonos tan buena poesía, aunque no comente siempre, paso siempre a leerte.
Besos y besos.
Leo

Ana Muela Sopeña dijo...

Interesante poema. La verdad es que la poesía nos hace sencillos, ser una celebridad en poesía parece que convierte en otra cosa. No obstante, creo que lo importante es que cada uno busque sus sueños, sean o no parecidos a los sueños supuestos que deberían ser. ¿Y quién dice cómo deben ser nuestros sueños?

El poema me ha encantado.

Un beso muy grande
Ana

Hugo dijo...

Excelente trabajo, un beso enorme.
Gracias por visitar mi blog.
Hugo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...