La mujer escribe y eso es lo que importa










13 de agosto de 2012

Erica Jong, El libro con cuatro lomos




EL LIBRO CON CUATRO LOMOS

Puse nuestros libros frente a frente
de modo que pudieran conversar.
Murmuraron cosas sobre nosotros.


Puse el tuyo sobre el mío.
No encajaban.


Como pobres tontos pandas del Zoo de Londres,
No podían correrse juntos.


Los puse lomo con lomo.
No podían dormir.


Los puse uno cabeza arriba y otro cabeza abajo.
No podían lamerse las heridas.


La noche que nos conocimos
Me alimentaste con huevas de pescado y cerveza negra.
Hablamos de animales y de Shakespeare.
Hablaste de tintas ácidas y papeles.
Me explicaste cómo nuestros libros se digieren a sí mismos.


Posaste las páginas de tu cuerpo sobre el mío,
Imprimiste mi cara con besos.
Las letras cayeron en un montón bajo la cama.
Las sabanas eran polvo.
Las huevas de pescado navegaban nuestras bocas.



THE BOOK WITH FOUR BACKS

I put our books face to face
so they could talk.
They whispered about us.

I put yours on top of mine.
They would not mate.

Like poor dumb pandas in the London Zoo,
they would not come together.

I put them back to back.
They would not sleep.

I put them right side up to upside down.
They would not lick each other's wounds.

The night we met
you fed me fish eggs & dark beer.
We spoke of animals & Shakespeare.
You talked about acidic inks & papers.
You told me how our books digest themselves.

You laid the pages of your body over mine.
You printed my face with kisses.
The letters fell into a heap under our bed.
The sheets were dust.
The fish eggs swam our mouths.




Erica Jong 
(Nueva York, EE.UU., 1942)
de Half LivesHolt, Rinehart and Winston, 1971 - 127 páginas
su WEB
para leer MÁS

4 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Hay poemas que son una sensación casi física, no sé quizás se deba a que nuestro cerebro los asocia con algún momento que vivimos con intensidad. Este poema me despertó cantidad de sensaciones que como estrellas tiernas se ubicaron por todo mi cuerpo hasta el corazón...Algo muy parecido a lo que me sucede con el otoño que para mí es olor, caricia y música. Me tocaste ya de mañana, Emma Gunst, y he de añadir que Erica Jong siempre me gusta...Beso

Darío dijo...

Revisar en tu libro de secretos del mar...

Leo Mercado dijo...

Desde ahora, voy a sospechar del caos (orgiástico) de mi biblioteca.

Axis dijo...

Delicioso poema!
Gracias por Erica Jong :)

Besos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...