La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de agosto de 2012

Marilina Beatríz Cuesta, Estación Palermo


Fotografía de Michael Wolf


Nunca duermo en los viajes.
Miro sin pausa lo humano
con una fascinación inconcebible.
los cuerpos imperfectos
                                         tibios,
      el modo de subir
             angulosas colinas,
                   los desiertos de vidrio.
Todas esas mujeres
             yendo al trabajo
                     son mi madre.

Y aquellos hombre planos
             pensando en prostitutas
                     son mi padre.

No puedo prescindir de los ocasos,
                  de los renacimientos.
                  Cada viaje reencarno
                  en una mujer morena
                  que compra chicles de menta,

                  en un muchacho erizado
                  repleto de alfileres
                  para agujerear el cielo.

                  Nunca duermo en los viajes.
                  No reclino la cabeza.
                  Nunca me canso.



Marilina Beatríz Cuesta (Buenos Aires, Argentina, 1967)
de si Hamlet duda le daremos muerte, Antología de poesía salvaje, 
Libros de la talita dorada, 2010
para leer MÁS

5 comentarios:

sibila dijo...

uf! me gustó.

Leo Mercado dijo...

Ardua tarea aquella de agujerear el cielo con alfileres....

Vera Eikon dijo...

Nunca perder la curiosidad por el otro ni nuestra necesidad de habitar con la piel de la imaginación en otra piel...

Mariela Laudecina dijo...

yo si duermo en los viajes, es más me gusta aunque sea semicama. Miro el paisaje, pero cuando cae la noche, me encanta saber que duermo mientras me traslado y mi cuerpo lo sabe.

Arnaudeguerau dijo...

Como Sibila, sólo digo : Uf me gusta !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...