La mujer escribe y eso es lo que importa










28 de agosto de 2012

Sonia Leyón, 2 poemas 2

(*)

CORAZÓN

Tomé una pequeña y afilada cuchilla
Cercené con cuidado las partes intocadas
Elegí unos tomates y morrón en su punto,
¡Rojos!
Con especias frescas de la huerta
condimenté;
La receta fue trasmitida en sueños
especialmente para la ocasión
En fina masa de hojaldre deposité
el relleno
¡Doradas y jugosas las comí!
Esperé con la mayor mansedumbre
Por esos días
A ver, ¿qué pasaría?
Visualicé esa copa nueva
a llenarse, nuevos sentimientos…


Algo falló
Mi pecho no deja de darme
Empanadas de carne




(*) Fotografías de Martin Stranka


 EL ALMA APAGA LOS CANDELABROS

En noches de lluvia
Las aves confusas cantan
Las otras siguen su rutina
            De madrugadas o anunciando “vientos”

Reverdean una historia
Que jamás será escrita
Porque los libros no cuentan
En la partida

Algunas hojas amarillearon
Húmedas de pena
Contritas

Larvadas esperanzas
Enfundan sus pies en los encuentros
De los desatinos

La luna ya no obedece
Al ocaso
Se retrasa en hilachas
En un río mansilento (no macilento)

Las hormigas se declaran en huelga
La abeja reina
Mató a los zánganos
Hastiada de miel

La calma no anuncia
Las tormentas
Ellas arrecian sin pasaporte
A mitad de camino
Cruzando la plaza
O en alguna esquina

Algo no cambia
Algo permanece




Sonia Leyón (Santa Fe, Argentina)

4 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Muy muy originales..Es un placer leer estos poemas. Bicos!!

Antonio dijo...

que bonito

Mariela Laudecina dijo...

Muy bonitos.

Leo Mercado dijo...

Nadie podría negar que el primero es un típico poema salteño. (Cuack).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...