La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de octubre de 2012

Joaquín Giannuzzi, Poniéndome la corbata (+1)

"Mujer con corbata", de Amadeo Modigliani


PONIÉNDOME LA CORBATA

Cuando J. O. G. se pone la corbata
su mueca ante el espejo no interpreta el mundo.
Más bien es una distorsión desesperada
de un rostro que está allí sin saber cómo.
Ojos espantados que preguntan cuándo acabará todo.

Piedad para todos aquellos que como J. O. G.

aprietan el nudo de la corbata cada mañana
y nunca terminan por ahorcarse.
Sentimentales y astutos como moribundos
que olfatean el límite y retroceden a tiempo.




B O N U S   T R A C K


NI ÁNGEL NI REBELDE

No arriesgó nada
no practicó la irreverencia
no mordió el sexo del paraíso
no padeció la pesadilla de vivir
no aulló por falta de demonios en el vientre
no enturbió el agua de ninguna academia
no gozó la locura de la realidad
no destruyó su propia fisiología
no reveló lo insensato de la sensatez
no orinó ni escupió ni eyaculó fuera de foco
no hizo de la palabra la enemiga total
no metió ningún dedo en la llaga
de ninguna cosa hizo destino
no tuvo miedo de sí mismo
no metió mundo ni absoluto en sus venas
no arrulló entre sus brazos una bomba ni siquiera pacífica
no tuvo pensamiento ni ademanes
ni colores militantes
no se encamó con el monstruo de sí mismo
no hizo del vacío una utopía
no amó ni para nacer ni para morir
no telefoneó al otro mundo, no arrojó
bocanadas de sangre sobre el orden y el lenguaje.
Fue correcto adecuado municipal y obvio
o sea una buena persona en el peor sentido de la palabra.




Joaquín Giannuzzi 
(Buenos Aires, 1924 – Salta, 2004, Argentina)
de Obra poética, Emecé, 2000
para leer MÁS

7 comentarios:

cumClavis dijo...

Quitándome la corbata, por si acaso...;)

Vera Eikon dijo...

Buenísimo...Me encanta esa extrapolación de un gesto cotidiano, ese sutil simbolismo. Beso

Ogigia dijo...

Me encanta tu blog y lo que pegas en el face

Darío dijo...

Este tipo era brillante...recuerdo un poema sobre dalias que me enamoró cuando no estaba enamorado...

sibila dijo...

era un animal

cronopia dedé dijo...

coincido con vera sobre la potencia de la cotidianidad, los dos poemas son cross a la mandíbula, y la imágen es muy bella acompañante!

bixen dijo...

Sólo hay tres nudos diferentes de corbata, sin contar los de la pajarita o moño, que se reduce a uno (más).
El nudo del ahorcado no es ideal porque sea corredizo, sino porque también hace de muelle, resorte y/o amortiguador. La moral del público espectador asistente aborrecía la decapitación, por su crueldad y ensañamiento, aunque fuese un delincuente.
No he entendido nada, ¿no?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...