La mujer escribe y eso es lo que importa










25 de octubre de 2012

Virginia Grütter Jiménez, 3 poemas 3 (II)


Fotografía de Jean Moral

                                                                                                                   


MALDICIÓN

Te condeno 
a que sigas oyendo mi canto de campana 
en el mar, el agua, en el viento. 
Te condeno 
a que sigas mirando mis ojos doloridos 
en el sueño, en la luz, en el fuego. 
Te condeno 
a que escuches mi voz grave, amorosa, 
en las hojas, en los ríos, en el eco 
Te condeno 
a que lleves mi recuerdo en la vida, 
en la piel, en el alma, en el pecho.

(de Dame la mano, San José, C.R, Editorial Costa Rica, 1989)




MALEDIZIONE

Ti condanno
a continuare ad ascoltare il mio canto di campagna
nel mare, nell’acqua, nel vento.
Ti condanno
A continuare a guardare i miei occhi addolorati
Nel sogno, nella luce, nel fuoco.
Ti condanno
ad ascoltare la mia voce grave, amorosa
nelle foglie, nei fiumi, nell’eco.
Ti condanno
a portare il mio ricordo nella vita
nella pelle, nell’anima nel petto.



Fotografía de Eleanor Hardwick



LOA A LA HISTORIA

Y sin embargo sé que los gatos eran sagrados
En Egipto
Y que Tutankamen sólo es famoso
Por su sarcófago de oro.
Entre una y otra majadería
Y uno y otro dato
Va tanta gente estudiando la historia
Y va armando
Rearmando el tejido
De lo que fuimos
Y sólo a base de escarbar
Y leer muchos libros
Y observar muchas cosas
Y hablar con los viejos
Completaremos el rompecabezas
El jeroglífico
Y le ganaremos la carrera
Al tiempo
Y empataremos con nosotros mismos
Hacia adentro y afuera
Y nos lanzaremos
Ya sin ningún temor
Hacia delante
¡Loados sean
Los guías de ciegos
Que escarban como topos
Mientras nosotros
Damos los primeros pasos!




The Grand Budapest Hotel, 2014


CANTOS DE CUNA Y DE BATALLA

24 
  
 Tú llegarás oliendo a madrugada
 A musgo y a camino.
 Traerás aún hojas desconocidas
 Enredadas al pelo
 Y no estarás cansado.
 Pero yo besaré
 Tus ojos de cóndor
 Hasta secar la última lágrima,
 La última gota de sangre,
 Y con ramos de veranera y de bellísima
 Limpiaré la pólvora
 Que aún quede entre tus manos.




Virginia Grütter Jiménez 
(Puntarenas, Costa Rica, 1929-2000)
para leer MÁS

2 comentarios:

Darío dijo...

"Mañana en la batalla piensa en mi (...) Pese yo mañana sobre tu alma, sea yo plomo en el interior de tu pecho..."

Vera Eikon dijo...

Poner flores en la herida, tan simple(¿simple?)como eso es la poesía...Me encantaron. Beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...