La mujer escribe y eso es lo que importa










27 de diciembre de 2012

Dorothy Parker, Hice mal la elección...


Fotografía de Eve Arnold



Hice mal la elección cuando tocó hacerla,
hice un malísimo cálculo de lo que me esperaba y decidí
que la entrega a la nada
merecería la pena,
claro, que cuando escogí yo pensaba
que no habría pena ninguna.
Al tiempo me doy cuenta de lo poco que rentó aquel pago
a base un sangrado de poemas,
si yo hubiera sabido que mi única ventaja
sería un par de meses alimentada con malas compañías
qué diferente todo,
hasta el entretejido de la rutina laboral
hubiera sido distinto.
¿Y es que acaso no sabías?
¿tanto tardaste en ver
quién era el bueno, quién el feo y quién el malo de la historia?
¿O es que preferiste las manos semiabiertas a las cerradas por abrir?
Que al final no sirve acordarse y decirse improperios
sobre todo si cada dos tardes
recuperas el tiempo perdido
perdiéndote tú entre lugares sagrados y cuentos,
mirándote a los ojos, reconociéndote en otros,
siendo, no digo amado, pero sí apreciado.
Y así los cabezazos que te darías contra la pared
se convierten en risas en esa pequeña esquina
donde se habla de cosas inútiles y bellas,
inútiles como dar tiempo a quien no te lo dará
y bellas como entregar misterios a quien querrá descifrarlos.



B O N U S  T R A C K



PRONÓSTICOS

Hay hombres que ni miran de reojo
A esas chicas que usan anteojos.

(Traducción de  Dasbald)



NEWS ITEM

Men seldom make passes 
At girls who wear glasses.




Dorothy Parker 
(New Jersey, EE.UU., 1893-1967)
-no puedo aseverar que el poema sea de D.P., 
no logré encontrar el poema original ni saber 
quién realizó la traducción-
para leer MÁS
extraído de ACÁ

9 comentarios:

Noelia Palma dijo...

Mierda!!

el primer poema, Miriam...

mierda mierda

o yo estoy sensible o no sé...

Darío dijo...

Se ha hablado demasiado del error y seguiremos hablando. Pero cuántos poemas nos inspira...

c c Rider dijo...

si eligiéramos debidamente tal vez dejaríamos de respirar, cediendo alveólos a las buenas costumbres y las citas de costumbre a la puntualidad.

gracias por esta poeta, en verdad no leí nada todavía suyo

abrazos

Antonio dijo...

Más que anteojos parecen usar cristales de microscopio.

Caroline Blacksmith Bay dijo...

Aplausos de pie y ovación ruidosa. tremendamente genial
Saludos

PEACH dijo...

ESte poema lo colgué hace tiempo en el blog y es verdaderamente grato releerlo!!!!!!!!Muchas gracias! me encanta acercarme a tu blog!

EMMAGUNST dijo...

Pero sí Peach!!! si lo saqué de tu blog!!!

Vera Eikon dijo...

Lo leí varias veces esta mañana y me enfadaba conmigo, porque le llevaba la contraria al poema, y eso no me gusta, porque el poema es la aproximación del que escribe, y en ello no existe verdad ni mentira, como tampoco existen en la piel. Y claro, ahí me daba rabia comentar.....Un beso enorme, Emma!

Leo Mercado dijo...

La sutil violencia de la ingravidez de un beso.
Eso.
Punto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...