La mujer escribe y eso es lo que importa










8 de enero de 2013

Ana Cristina Cesar, 3 poemas 3


Fotografía de Elena Kalis (Moscú, Rusia)



SIETE LLAVES

Vamos a tomar el té de las cinco y te cuento mi gran
historia pasional, que guardé bajo siete llaves, y mi
corazón late sin compás entre gaufrettes. Contáme más
de esa historia, me aconsejás como un mariscal de aire
haciendo alegoría. Estoy tocada por el fuego. ¿Otro
roman a clé?
Yo ni respondo. No soy dama ni mujer moderna.
Ni te conozco.
Entonces:
Es de aquí que saco versos, de esta fiesta -con arbitrio
silencioso y origen que no confieso- como quien borra
sus pecados de seda, sus tres monumentos patrios, y
entrega el punto y los guantes.


SETE CHAVES

Vamos tomar chá das cinco e eu te conto minha
grande história passional, que guardei a sete chaves,
e meu coração bate incompassado entre gaufrettes.
Conta mais essa história, me aconselhas como um
marechal do ar fazendo alegoria. Estou tocada pelo
fogo. Mais um roman à clé?
Eu nem respondo. Não sou dama nem mulher
moderna.
Nem te conheço.
Então:
É daqui que eu tiro versos, desta festa – com
arbítrio silencioso e origem que não confesso –
como quem apaga seus pecados de seda, seus três
monumentos pátrios, e passa o ponto e as luvas





Fotografía de Steven Meisel (EE.UU., 1954)



hubo un poema
que manejaba su propia ambulancia
y decía: no me acuerdo
de ningún cielo que me consuele,
ninguno,
y salía,
sirenas bajas,
recogiendo restos de conversaciones,
de las señoras,
"para que nada se pierda
ni se olvide",
proverbial,
aún herido,
hubo un poema
ambulante,
cruz roja
sonámbula
que se escapó
y se fue
inolvidable,
irremediable,
por la rejilla.

houve um poema 
que guiava a própria ambulância 
e dizia: não lembro 
de nenhum céu que me console, 
nenhum, 
e saía, 
sirenes baixas, 
recolhendo o resto das conversas, 
das senhoras, 
"para que nada se perca 
ou se esqueça", 
proverbial, 
mesmo se ferido, 
houve um poema 
ambulante, 
cruz vermelha. 
sonâmbula 
que escapou-se 
e foi-se 
inesquecível, 
irremediável, 
ralo abaixo. 



Fotografía de Bettina Rheims (Francia, 1952)


TODA MUJER

lo que más le preocupaba a él
en aquel momento
era el estudio de la mujer

cualquier mujer
de los quince a los dieciocho.

No soy más mujer.
Ella quiere el sujeto.
Colecciona historias de amor.

TODA MULHER

a coisa que mais o preocupava
naquele momento
era estudo de mulher

toda mulher
dos quinze aos dezoito.

Não sou mais mulher.
Ela quer o sujeito
Coleciona histórias de amor.



Ana Cristina Cesar 
(Río de Janeiro, Brasil, 1952-1983)
de Álbum de retazos, antología crítica bilingüe -poemas, cartas, imágenes e inéditos-Vereda Brasil, Ediciones Corregidor, 2006
Selección, traducción y notas: Luciana di Leone, 
Florencia Garramuño y Carolina Puente
para leer MÁS

3 comentarios:

Carolina Campos V. dijo...

Que hermoso, me encanta el texto del poema que conducía su propia ambulancia, llevando palabras heridas.

EMMAGUNST dijo...

sí, es diferente, es único, me estoy sorprendiendo con la lectura de este libro de ACC, es atrapante. Te lo recomiendo Carolina. Saludos!

Darío dijo...

Delicadísima...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...