La mujer escribe y eso es lo que importa










1 de abril de 2013

Marie Howe, Lo que hacen los vivos (+1)


Fotografía de Natalia Kabliuk



LO QUE HACEN LOS VIVOS

Johnny, hace días que el fregadero está tapado, algo debe
                                                                        [ haberse caído por ahí
y el Drano no funciona, huele peligroso, y los platos sucios se
                                                                                               [ apilan

a la espera del plomero que no he llamado. De esas cosas


                                                                                     [ hablábamos.
Invierno: el cielo, azul, obstinado, la luz derramándose

por las ventanas abiertas: la calefacción está muy fuerte y no
                                                                         
[ la puedo apagar.
Hace semanas, mientras manejo, o cuando se me cae la bolsa
                                                                 [ de compras en plena calle,

que pienso: Esto es lo que hacen los vivos. Y ayer,
                                                                                     [ apurada por
las veredas rotas de Cambridge, mientras se me derramaba el
                                                                             [ café por la manga,

lo pensé otra vez. Y otra vez después, mientras compraba un
                                                                                 [ cepillo: Esto es.
Estacionar. Cerrar la puerta del carro en medio del frío. Lo
                                                               [ que llamabas ese anhelo.

Lo que abandonaste al fin. Queremos que llegue la
                              [ primavera y que pase el invierno. Queremos
que alguien llame o que no llame, una carta, un beso
                                     [ —queremos más y más y aún mas de ello.

Pero hay momentos, al caminar, cuando me vislumbro
                                                              [ fugazmente en la vidriera
de la tienda de la esquina, por ejemplo, que siento un amor
                                                                                      [ tan profundo

por mi propio pelo en el viento, mi rostro cuarteado, mi
                                              [ abrigo, que me quedo sin palabras:
Estoy viva. Y te recuerdo.

(Premio Guggenheim 1988
de Lo que hacen los vivos, Universidad Metropolitana, Venezuela
Traducción de Mori Ponsowy)


WHAT THE LIVING DO

Johnny, the kitchen sink has been clogged for days, some
                                    [ utensil probably fell down there.
And the Drano won't work but smells dangerous, and the
                                            [ crusty dishes have piled up

waiting for the plumber I still haven't called. This is the
                                                    [ everyday we spoke of.
It's winter again: the sky's a deep headstrong blue, and the
                                                     [ sunlight purs through

the open living room windows because the heat's on too high
                                        [ in here, and I can't turn it off.
For weeks now, driving, or dropping a bag of groceries in
                                          [ the street, the bag breaking,

I've been thinking: This is what the living do. And yesterday,
                                                     [ hurrying along those
wobbly bricks in the Cambridge sidewalk, spilling my coffee
                                             [ down my wrist and sleeve,

I thought it again, and again later, when buying a hairbrush:
                                                                        [ This is it.
Parking. Slamming the car door shut in the cold. What you
                                                      [ called that yearning.

What you finally gave up. We want the spring to come and
                                           [ the winter to pass. We want
Whoever to call or not call, a letter, a kiss — we want more
                                       [ and more and then more of it.

But there are moments, walking, when I catch a glimpse of
                                            [ myself in the window glass,
say, the window of the corner video store, and I'm gripped by
                                                       [ a cherishing so deep

for my own blowing hair, chapped face, and unbuttoned coat
                                                        [ that I'm speechless:
I am living, I remember you.





Fotografía de Natalia Kabliuk



EL MOMENTO

Ah, ese momento así-repentino

en que,               no pasa
nada
y no hay listas de cosas-por-hacer

tal vez               por medio instante

la prisa del tránsito se detiene.
El zumbido del Debo ser, Debo ser, Debo ser
se desacelera hasta callar,
y ya ni se mueven las blancas cortinas de algodón.

(Traducción: G. A. Chaves)



THE MOMENT

Oh, the coming-out-of-nowhere moment
when,   nothing
happens
no what-have-I-to-do-today-list

maybe   half a moment
the rush of traffic stops.
The whir of I should be, I should be, I should be
slows to silence,
the white cotton curtains hanging still.



Marie Howe (New York, EE.UU., 1950)
para leer MÁS
su WEB

5 comentarios:

Lila Biscia dijo...

que bueno el primero y qué complejo.
a veces (siempre y obsesivamente) me pregunto si realmente nos hacemos a partir de un otro, y cuánto necesitamos de ese personaje onmipresente que es el otro que elijamos, para constituirnos como mujeres vivas (felices?) ay no lo se!

besos y abrazos
(abri un nuevo blog, por si queres pasarte :) )

besos

Maia L.B. dijo...

Maravillosos. En inglés la lengua baila dentro del paladar. Cada día me convenzo más de que traducir poesía es una herejía; sobre todo porque gran parte de la magia del poema está en su ritmo y no me importa tanto si la entiendo o no (cosa que no me ocurría antes) sino en la música que me transmite al pronunciarla.
Te dejo un beso, flaca.

EMMAGUNST dijo...

yo soy sola Lila, a veces estoy muy bien, a veces muy abajo. Lo mismo pasa estando en pareja. Creo que todo parte de uno mismo. Y tampoco lo tengo claro.
ABRAZO

EMMAGUNST dijo...

Amiga Maia, mi inglés es tan básico que la sonoridad es un espanto! Recurro a la traducción para entender. Con el tiempo he logrado darme cuenta si encontré una buena, más o menos o mala traducción. Pero es todo.
Claro que sería genial si todos supiéramos esperanto! :)

abrazobeso

Maia L.B. dijo...

La traducción nos acerca pero algo se pierde en el camino. Es importante al menos acercarnos; y para, sin duda, tu trabajo es invalorable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...