La mujer escribe y eso es lo que importa










22 de abril de 2013

Marina Kogan, Tzalel Blitz



Fotografía de Micha Rainer Pali

TZABEL BLITZ

Estabas
ahí:

Tu perfil miraba el horizonte
            de las vías,
el tren
venía demorado.

La familia
            toda en un andén.

Ciudades superpuestas en el brillo de los ojos.


Eras joven
te veíamos en color,
tu pelo negro y un lugar
para cada uno de nosotros,
una coreografía,
todos de pie

            equidistantes.


No recordaba haberte visto.
Sabía que sí:
-Había estado en tus brazos.
Quizá
-me habías hecho dormir.
O no.
Pero dicen que
-me querías.

Aunque no recuerdo y veo
            y creo haberte visto.

No recuerdo
y estás ahí,
tu perfil las vías.

No podría decir
quién sos.
Soy yo.
Fragmentos de ciudades.

Nos conocemos
            pero es incómodo.

Toda la familia en el andén
Equidistantes sin hablar.
            Nunca hablan.

La encontrarías otra vez
después de todo
            del tren,

tanto viaje
volverías a verla.

Y yo
la única que no te había abrazado
            nunca.

Sólo información:
-fechas
-de oficio escritor
-un poco de historia.
            Y sin embargo nos conocemos,
            lo sé.

Corro a que me
            abraces.
Y como me lo dijeron pero no recuerdo
te pregunto si me querés.

Decís que sí,
me querés tanto como a ellos.

Entonces no soy la única, Tzalel, somos todos
los que estamos de pie
            equidistantes,
los que querés.

No recuerdo pero
sé que te conozco:

si estás en mi sangre
para desatar un nudo de llanto.




Marina Kogan 
(Buenos Aires, Argentina, 1982-2011)
para leer más en LOS NIÑOS DE JAPÓN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...