La mujer escribe y eso es lo que importa










25 de mayo de 2013

Inma Pelegrín, 3 poemas 3 (+1)

(*)




CUESTIÓN DE QUÍMICA

Ya sabes cómo somos las grasas saturadas,
parecemos estables, satisfechas
con nuestra fórmula molecular,
a grandes rasgos dignas de confianza.
Pero -siempre hay un pero-
al entrar en contacto con el aire
y, sobre todo, con el transcurrir
del tiempo y la rutina,
se nos rompen los dobles
enlaces de carbono y el oxígeno,
que ocupa su lugar,
nos vuelve impredecibles y nos desequilibra.

El proceso se llama "enranciamiento".
-No quiero que te pueda
parecer una excusa-.
Y deja siempre un mal sabor de boca.

(de Trapos sucios, Tres Fronteras Ediciones, Murcia, 2008)



(*)


11:00 H.

Estoy al otro lado de la cuerda.

Mi cuerpo dificulta
tu ascenso por la roca.
Me transformo en el lastre
que frena tus proyectos.
Oscilo en el vacío.
A cada intento tuyo de avanzar,
sin poder evitarlo,
me golpeo, tenaz, contra la piedra.
Si quisiera, podría
cortar este cordón que nos amarra.
Sé que todo sería más sencillo.
Mi equilibrio, tus planes,
van a salir ganando en la ruptura.
También sé que mi peso,
desconozco el cómo o el porqué,
te mantiene aferrada a la existencia.

(de Cuestión de horas, La isla de siltola, 2012, 
XXXII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez)



(*) Fotografías de Arno Rafael Minkkinen



15:00 H.

Nos trajiste de Francia,
en el único viaje de tu vida,
junto a un molinillo de café
-de la marca Peugeot-
un bote lleno de aire de París.
Lo pusiste en la mesa y al abrirlo,
expectantes y serios, respiramos
a la vez, con fruición.
Me prometí, algún día,
comprobar, junto a ti,
la falsedad o certeza del aliento
que habitaba aquel bote.
Ahora que no estás,
el viejo molinillo,
con su león rampante,
descansa en la alacena.
Conserva, en su interior, un olor dulce y rancio.
El del café caduco.
El pegajoso olor que dejan las promesas.


(de Cuestión de horas, La isla de siltola, 2012, 
XXXII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez)





BONUS TRACK

Cada mañana dudo
entre untar mermelada o mantequilla,
si calzar los zapatos con tacón,
si ascensor o escalera,
si coche o autobús,
o andar por el bordillo de los portales pares.






Inmaulada Pelegrín López 
- Inma Pelegrín - (Lorca, España, 1969)
para leer más en AFINIDADES ELECTIVAS

4 comentarios:

Darío dijo...

Tiene mucha sutileza...

bixen dijo...

Perdón por la expresión, va... ¡cojonudos todos!

Los aceites o grasas pueden arder o explotar en un ambiente saturado de oxígeno. Si algo se asocia al sabor rancio, ese es el hueso del Serrano (el O escasea). Un hombre no corta la soga de una mujer colgando, si no es por encima de él. Mi abuela era contrabandista de café y teníamos un molinillo francés, luego un Moulinex. El bote en España era el del Colacao (rectangular) y en Francia el de la leche en polvo (redondo). Los portales pares, si avanzas en más altos números, quedan a tu derecha y más te vas alejando del Ayuntamiento. Confitura o margarina.
No contradigo nada, es más, confirmo el mar de dudas.

Miriam Tessore dijo...

es hermosa, y no la conocí hasta hace unas semanas atrás. A pesar que fue Lola quien me dejó un poema de ella en un comentario años atrás, pero fue recientemente que me detuve a leerla.
Un beso Darío

Miriam Tessore dijo...

Bixen, en serio te lo digo, tus comentarios me exigen comprensión y reflexiones que me cuestan terriblemente!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...