La mujer escribe y eso es lo que importa










5 de junio de 2013

Miyó Vestrini, 2 poemas 2 (de Pocas virtudes)



Fotografía de Elina Brotherus



LLEGO TARDE PORQUE 
ME SIENTO SOLA 
DESHABITADA

Llego tarde
                     porque me siento sola
y no siempre es necesaria la advertencia
esa que se acostumbra
cuando las cosas cambian.
mi abuelo decidió suicidarse:
                                              era alto, triste y bebía a escondidas.
Mi abuela decía que beber era cosa del demonio
y lo perseguía por toda la casa
                                                   con una escoba
hasta que aburrido
                                 se lanzó al Rin.
Me dejó una carta
para decirme que volvería a la vida
cuando en lo más verde de la colina
                mi voz llegara a ser más fuerte que el rumor del mar.



ARRIVO TARDI PERCHÉ
MI SENTO SOLA
DISABITADA

Arrivo tardi
perché mi sento sola
e non sempre e necessario l’avvertimento
quello che si suole dire
quando le cose cambiano.
Mio nonno decise suicidarsi:
era alto, triste e beveva di nascosto.
Mia nonna diceva che bere era una cosa del demonio
e lo rincorreva per tutta la casa
con una scopa
fino a che annoiato
si lanciò nel Rin.
Mi ha lasciato una lettera
per dirmi che tornerà alla vita
quando nel verde più intenso della collina
la mia voce arrivasse ad essere più forte del rumore del mare.




Fotografía de Elina Brotherus



LOS PODEROSOS

Nada sentimentales
                          los poderosos
Nada amables
                          los poderosos
Nada sinceros
                          los poderosos
Nada sensibles
                          los poderosos
Eso sí
                rancios
                              ejecutantes
                                                    vivisectores
                                                                        graciosos
                                                                                        ostrones
los poderosos.




Miyó Vestrini - Marie José Fauvelles Ripert - (Francia, 1938 - Venezuela, 1991)
de Pocas virtudes, Dirección de Cultura, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1986
Prólogo de Orlando Araujo
para leer MÁS

6 comentarios:

David Mariné dijo...

me primero me atravesó el corazón luego quise leer el segundo pero ya andaba muerto.
un abrazo.

Maia L.B. dijo...

Qué carta tan cruel la del abuelo, qué condena...

Los poderosos; me los cruzo todos los días y me doy cuenta que voy envejeciendo, que lo que antes me producía un fuerte deseo de cambio, rabia y angustia, hoy no es más que una simple resignación, una clase de indiferencia que no consigue conmoverme; impelida por la necesidad de conservar la cordura, una de las tantas formas de supervivencia.

Maia L.B. dijo...

Besos.

Vera Eikon dijo...

Mi abuelo también decidió suicidarse. Era alto, alegre, y no tenía que esconderse para beber. Eso sí, mi abuela lo perseguía con la afilada escoba de su lengua. No me dejó una carta, pero sí un sinfin de canciones y un modo de estar en la vida. Hasta cuando decidió suicidarse lo hizo a su manera particular y encantadora. Pero sucedió que ese día no atravesó la puerta, se la hicieron atravesar poco tiempo después.Él vive en el rumor del mar....Por eso escribe la poeta, para que él regrese en lo fuerte de su voz. Me encantó. Besos

Antonio dijo...

Si se siente o es que se levante. Ánimo, nena ;-)
Besos

Leo Mercado dijo...

Al leer el comentario de Vera, olvidé por completo los dos poemas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...