La mujer escribe y eso es lo que importa










5 de octubre de 2013

Carmen Jodra Davó, 3 poemas 3


Fotografía de Flora Borsi



FEMMES DAMNÉES

Muchacha, si te entregas a los cerdos,
merecerás morir en la matanza.
No sería en todo caso más horrible que la horrible,
cínica contradanza.

Pregúntate por qué has de estar debajo
si eres mejor que ellos.
Créeme, muchacha, la heteropatía
nunca fue un buen invento.





Fotografía de Flora Borsi


MOMENTO CRÍTICO

Si yo lo entiendo; sí señora mía,
no le reprocho: ¿usted qué culpa tiene
si en cuanto que el octubre sobreviene
derrota a su nariz su artillería?

Sea comprensiva usted: la lluvia es fría,
el viento en nuestras calles se entretiene...
Mire el lado mejor: catarro tiene,
pero al menos no tiene pulmonía.

Si en mitad del silencio de la clase
su estornudo sonó -¡crueles instantes!-
igual que un cataclisno de los cielos,

¿qué le va a hacer, sino seguir la frase
que estaba usted dictando, no sin antes

rendir debido culto a los pañuelos?








EL HORIMENTO BAJO EL FIRMAZONTE

... la farandolina en la lejantaña
de la montaña, el horimento bajo el
firmazonte...
(Vicente Huidobro)

¡Democrad! ¡Puebla el vivo!
¡No dictaremos más admitidores!
pro lometemos, samas y deñores,
nuestro sotierno va a gobisfacerles.

Firmaremos la gaz, no habrá mas perra,
zaperán juntos el queón y el lordero,
y quiero promerer y lo promero,
vamos a felicirles muy hacerles.

(Y el horimento bajo el firmazonte,
y el firmazonte bajo el horimento
—ye ca no sé—, brillaba, grona y aro).

Que me se raiga un cayo si les miento:
fumos soertes y, mo lás pimportante,

¡blasamos hiempre claro!


[*] La Jitanjáfora consiste en alterar la morfología de las palabras dislocando sus morfemas y pasándolos a otras palabras adyacentes.
Aquí CJD, se burla del lenguaje de los políticos)









Carmen Jodra Davó 
(Madrid, España, 1980)
de Las moras agraces, Hiperión, Madrid, 1999
para leer MÁS

1 comentario:

Maia L.B. dijo...

Del primero: No me creo mejor que ellos. Por eso, a veces abajo y, a veces, arriba.

Del tercero: me elevó una sonrisa.
Los políticos que me gustan son pocos y los puedo contar con los dedos de una mano. Suelen decirme, cuando hablamos del tema, que esos tipos que me gustan no son políticos porque son personas demasiado "débiles". Y a mí no me sorprende. Porque, además, el mejor momento de los partidos políticos "fuertes", suele ser cuando el pueblo está re-partido.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...