La mujer escribe y eso es lo que importa










6 de diciembre de 2013

Inmaculada Mengíbar, 2 poemas 2


s/d del autor de la fotografía

Me propone cenar en restaurantes chinos,
ir a algún sitio nuevo para tomar café
--cualquiera con un mínimo
de exotismo y que invite
a la conversación: los pubs son ruido,
el ruido es sexo y, eso, el enemigo
peor de la amistad civilizada—
y yo pido una copa,
siempre pido una copa de más, por si me obligo
--de esta noche no pasa—a declararme
definitivamente
en huelga ante sus ojos. Un minuto
más de conversación
y me suicidio.

(de Los días laborales, Hiperión, 1988)






Fotografía de Julia Borodina


Me miro en un espejo:
¡Así que ésa soy yo!,
descubro sorprendida.

Y, para asegurarme,
me pincho en cualquier sitio del espejo
un alfiler: ¡No duele!

(de Pantalones blancos de franela, Hiperión, 1994)



Inmaculada Mengíbar (Córdoba, España, 1962)
para leer MÁS

4 comentarios:

h i l i a dijo...

absolutamente maravillosos los dos.

Maia L.B. dijo...

El primero.
Besos, flaca !

vacaciones en abisinia dijo...

Nice.

Leo Mercado dijo...

Perdón, me fui de viaje en los rieles pintados de la primera foto...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...