La mujer escribe y eso es lo que importa










10 de enero de 2014

Andrea Nunes Brións, 2 poemas 2


Fotografía de Aaron Feaver


Porque esta Matria se construye después de perder el miedo, 
después de confesarme impune, 
después de quererte hasta la saciedad y aún. 

Se construye deconstruyéndonos 
y chillando como eucalipatas! 

Se hizo de la tierra que nos da de beber 
más el mar que nos roban.
(Nunca más, mas una vez) 

De los árboles que crecen en el patio trasero
y he ahí esta mescolanza de pretéritos 
y voluntades, este ser incondicional
esta revolución sin “r”. 

Y tornarse Matria este hogar entre versos que posee algo más 
que la sonoridad característica, 
algo más que el hecho de tener lengua 
(y utilizarla) 

Algo así como lamer la piel y sentir el sabor del Atlántico, 
y dejar lo sincrónico para después de la cena.
Esto es; 
algo así como una, que es más veces otra que ella misma.




Porque esta Matria constrúese logo de perder o medo,
logo de me confesar impune, 
logo de te querer ate a saciedade e aínda.

Constrúese deconstruíndonos
e berrando que somos eucalipatas!

Fíxose da terra que nos dá de beber
 e mailo mar que nos rouban.
(Nunca máis, mais unha vez)

Das árbores que medran no patio traseiro
e velaí esta mescolansa de pretéritos e 
vontades, este ser incondicional ,
esta revolución sen “r”.

E tornarse Matria este fogar entre versos que posúe algo máis
ca sonoridade característica, 
algo máis que o feito de ter lingua
(e utilizala)

Algo así como lamber a pel e sentir o sabor do Atlántico,
e deixar o sincrónico para despois da cea.
Isto é;
algo así como unha, que é mais veces outras que ela mesma.



Fotografía de Benoit Paille



Pensar que estuve perdida tanto tiempo
esparciéndome vertiginosa por todas las calles
con salas de espera interminables,
tatuándome en las rodillas los bares por donde tú estabas, 
afiliada a todo aquello que regía tu dogma. 

Pequeña leona, tú que tantas banderas has reciclado
que tanta esperanza pusiste en el país, 
todos los días primavera.





Pensar que estiven perdida tanto tempo,
espallándome vertixinosa polas rúas todas
con salas de espera interminables,
tatuándome nos xeonllos os bares por onde ti estabas,
afiliada a todo aquilo que rexía o teu dogma.

Leonciña, ti que tantas bandeiras reciclaches
que tanta esperanza puñas no país,
todos os días primavera.




Andrea Nunes Brións (Marín, España, 1984)
de Todas as mulleres que fun, Editorial Corsarias, 2011
Traducción del gallego al castellano de Verónica Hermida Longa
para leer RESEÑA DEL LIBRO
extraído de REVISTA DAS LETRAS Nº 827

2 comentarios:

Blue dijo...

Es una poeta vecina y tengo que enterarme por ti de que existe, como siempre.
Y me gusta.
;-)
Besos.

Vera Eikon dijo...

jajaja...lo mismo que yo Blue...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...