La mujer escribe y eso es lo que importa










15 de enero de 2014

Inger Edelfeldt, El verano de la infancia...



Fotografía de Dara Scully


El verano de la infancia no huele sólo a hierba,
a lilas y a piedras calientes, como los adultos piensan a veces.
También hay un hedor dulce a pájaro muerto
a aire viciado de sótano lleno de trastos viejos,
a ese escalofrío que te envuelve cuando entras a ver lo que se oculta al fondo
de la oscuridad.






Inger Edelfeldt (Estocolmo, Suecia, 1956)
su BLOG

4 comentarios:

Nausica dijo...

A esto me remito.
Besos van

Amando García Nuño dijo...

Con la infancia, a veces, pasa como con los sótanos. Nos seduce el escenario, su evocación de aventuras, pero hay que saber escapar de su aire viciado.
Gracias por revelarnos a la Edelfeldt.

Amanecer Nocturno dijo...

Nada mejor que la infancia para ilustrar a Dara :)

Vera Eikon dijo...

Maravilla!! Voy a husmear su blog. Bicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...