La mujer escribe y eso es lo que importa










28 de enero de 2014

Verónica Jaffé Carbonell, 2 poemas 2


Fotografía de Christian Weiss



AUTOPISTA Nº 95, DIRECCIÓN SUR, NEW JERSEY

La poeta holandesa extenuada 
del paseo por la quinta avenida 
se acomoda en el asiento 
del pequeño automóvil y concluye 
de esta forma la historia 
de sus relaciones amorosas. 
“Arrullar a una extraña en brazos, 
susurrar canciones al oído, 
murmurar halagos y promesas 
siempre tiene... un resultado inevitable. 
Cuando la mujer despierta 
y parte en dirección a otros brazos, 
los murmullos, los susurros 
se atragantan en la boca, 
y la lengua, antes puente y senda, 
y sabor de cuerpo, sólo logra proferir 
los consabidos sapos y culebras. 
Sapos y culebras son entonces 
parte sustancial de los amores, los extraños. 
Podría hablarse, pues, in strictu senso, 
de una zoología del cuerpo y las palabras”. 

(de El largo viaje a casa, 1994) 




Fotografía de Christian Weiss




UN FRAGMENTO DEL DIÁLOGO ENTRE ULISES Y CIRCE

 “¡Hasta cuándo 
 amada mía, 
 me torturas 
 con tus ojos inocentes, 
 con tus manos bondadosas del dolor, 
 es extraño en demasía!” 
 “¡No, querido, 
no me entiendes! 
Puedes irte. 
Nuestra isla es la antesala del olvido, 
en el Hades te aguardan 
los mortales. 
Lo ignoras: 
largos años 
me ayudaste 
a intuir la sombra.”

(de El arte de la pérdida, 1991)




Verónica Jaffé Carbonell 
(Caracas, Venezuela, 1957) 
Vive en París, Francia
para leer MÁS
su WEB
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...