La mujer escribe y eso es lo que importa










21 de febrero de 2014

Ana María Rodas, 3 poemas 3 (II)


Fotografía de Frances Pellegrini


HOGAR

Y uno llega a su casa
y se encierra
entre los cuatro muros
de la soledad
del silencio.
Y uno está en su casa
y le acompañan
el que no está
lo no vivido
un colchón frío
y una
ventana
abierta

(de El fin de los mitos y los sueños, 1984)


CASA

Uno arriva a casa sua
e si chiude
tra le quattro mura
della solitudine
del silenzio.
Uno sta in casa
e lo accompagnano
quello che non c’è
il non vissuto
un materasso freddo
e una
finestra
aperta



Fotografía de Dorothea Lange


IN PACE

He domado el lugar que ocupan
mis pies
sobre la tierra.
Sí lo reconozco algo he hecho
he pagado mi cama y mi pan. Sé que merezco
el tranquilo descanso bajo este terreno
que he domado con mis propias entrañas.

(de El fin de los mitos y los sueños, 1984)





Fotografía de Angela Bacon-Kidwell



Tienes la gran cualidad
De convertir en mortaja las palabras
Y la gracia
De volver mezquino lo sereno.

No hay duda,
Por más que trataras de negarlo,
Eres un hombre de cuerpo entero.

(de Poemas de la izquierda erótica, 1973)


Hai la grande qualità 
Di trasformare in sudario le parole
E la grazia
Di fare meschina la quiete.

Non ci sono dubbi,
Per quanto cerchi di negarlo,
Sei un uomo tutto d’un pezzo.



Ana María Rodas 
(Guatemala, 1937)
para leer MÁS

1 comentario:

Corina dijo...

Sobre todo la ventana abierta...
Me gustaron mucho.
Abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...