La mujer escribe y eso es lo que importa










23 de febrero de 2014

Guillermo De Pósfay, Que no...


Yaroslav Gerzhedovich - Fin, 2010


Que no tenemos para comer
que apenas comemos
que los niños comen menos de lo que crecen
leen menos de lo que oyen
hablan menos de lo que piensan
que es fácil enfermarse y muy difícil curarse
que drogan a los pobres con drogas baratas
que drogan a los ricos con drogas caras
que drogan con televisión
con fútbol
con teléfonos
con mentiras
con espanto
con terror
que quiero ser alto y musculoso
que quiero ser flaca y tetona
que quiero tener ese auto cuando hay miles a pie
que quiero esa ropa que es mejor que mi piel
que dependemos de un jefe
dependemos de un líder
dependemos de un sueldo
que los delincuentes te envían a las cárceles
que se apropian lo de todos
y te prohiben lo de ellos
que opinan y no dejan opinar
que la mentira es millonaria y la verdad mendiga
que mi abuelo se quejó
y mi padre se queja
y yo me quejo viviendo en jaque
y dejo mis quejas de testamento
que el esfuerzo de todos es para unos
y trabajo
trabajo
trabajo
creyendo digno el único día que hace mi sueldo
y el resto del mes trabajo
trabajo
trabajo
trabajo en mi contra
(todos para uno y ninguno para todos)
que el de adelante tiene mal olor
y el de al lado feo aliento
y el de atrás es mala persona
y entonces vamos separados en este laberinto
cuya única salida está hecha para que pase una multitud
y ningún hombre solitario
que qué vas a hacer
que no podés hacer nada
que para eso están los demás
que por suerte vos…
que siempre fue así
que es así
que así será
que tengo un hijo
que tengo un alma
que tengo miedo
que ya vamos a estar mejor
que vamos a estar bien
que vamos a estar igual
que vamos a estar
que deseás comprar lo que no necesitás
quiero eso porque lo vi en la pantalla
canto eso porque lo oí en la radio
digo eso porque lo leí en el diario
pienso eso porque no me enseñaron a pensar
que lo importante es el amor
y los chicos que no lo tienen carecen de importancia
que hay vida en otro planeta aunque mueran los de acá
que yo no me meto y me quedo afuera
que vos no te metés y te quedás afuera
que el otro se mete y lo sacan de este mundo
que funcione y entonces me sumo
que allá ellos
que acá ellos
y en todas partes ellos
nos invadieron sin tocarnos
que dios es bueno
es justo
y también existe,
que iré al cielo
aunque puede estar alambrado como la tierra
que yo soy más importante que tu
yo soy más importante que el
yo soy más importante que nosotros
yo soy más importante que vosotros
yo soy más importante que ellos
soy más feliz si compro
soy más feliz si uso
soy más feliz si no soy
que no me toquen el bolsillo
que debo el dinero que me robaron
y no tengo para pagar lo que me quitan
que sacamos el olor pero no la basura
que matan y los asesinos sonríen en el cementerio
que el patroncito me caga y le limpio el culo
que mi vida va parar a un banco suizo donde nadie cuenta la pobreza
que lo importante está adentro
allí hay que cambiar mientras muchos no tienen dónde esconderse
que soy pacifista y mientras los muertos no sean por bomba considero que hay paz
que la princesa tuvo un romance y la vecina es una puta
que el artista está alcoholizado y mi amigo es un borracho
que el nene rico se equivocó y mi hijo es un delincuente
que el policía cumplió su deber y el malviviente es un asesino
que el blanco sonríe y el negro no tiene dientes
que ajustan el cinturón pero no las sotanas
que gano en lata y pago en oro
que nuestros ahorros son deudas
que la industria se importa
que mi única tierra la llevo en las uñas
que las malvinas son argentinas
y argentina no se sabe de quién es
que entierran a los negros y se llevan el petróleo
que sacan el gas y nos dejan la mierda
que encierran el agua y nos dejan la sed
que talan un bosque y muestran el arbustito que plantaron
que protesto y soy violento
que me defiendo y soy terrorista
que me dejo y soy buen ciudadano
que esto se termina
que esto recién empieza
que no nos alcanzarán las montañas para sepultarlos






Guillermo De Pósfay  
(Parque Patricios, Buenos Aires, Argentina, 1973) 
de La Furia del Libro,  Silbando Bajito, 2005
para comunicarse con el autor: guillermodeposfay@yahoo.com.ar
para leer más en  LIBROS QUE MUERDEN

5 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Bueno me ha resultado divertido. Y con algunos aciertos, como quien dice, muy ciertos...

sudakia dijo...

Uff... Que me agobiaba. Deseaba que termine y que no.
Lo parió a Guillermo.
Gracias Miriam, Gracias Guillermo

Darío dijo...

El vértigo del consumo indiscriminado y de la competencia vulgar. Me gustó. Un abrazo.

Miriam Tessore dijo...

3 hombres 3 ;)

gracias por comentar muchachos.

Abrazos

Sinuhe, el que es... dijo...

Hace varios días fui al banco a realizar unos trámites y, mientras esperaba que me atendieran, no tuve mejor idea que prestarle atención a la cartelería en la que pomocionan las ventajas de sus servicios, las bondades de su nueva tarjeta de crédito, etc... y de pronto leo algo parecido a esto: "Sienta la incomparable sensación de sentirse en un mundo exclusivo... bla bla bla..." (creo que, precisamente, en referencia a las virtudes de una tarjeta de crédito). Supongo que algún par de neuronas se me habrán puesto en cortocircuito, porque mientras el 99% de los que leen esto pensarían en ese "maravilloso e incomparable mundo que brinda exclusividad" al que hacían referencia, a mí se me ocurrió pensar en ese (este)mundo "de exclusión", el los que hay gente que jamás pisarán un Vip ni por casualidad. En fin, cosas que se le ocurren a uno se le cruzan por la cabeza... A propósito, hace rato que quiero comprarme un buen libro y no me alcanza la plata... Suerte que te tenemos a vos, incansable Emma! Gracias por todo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...