La mujer escribe y eso es lo que importa










14 de febrero de 2014

Jenn Díaz, 4 poemas 4


Obra de Eveline Tarunadjaja


FRUTO

es la intimidad de la hora
y la montaña a medias oscuridad
a medias espadas de luz
que atraviesan la hondura
del bosque
y ese lugar recogido
como si fuera el centro de la tierra
donde colocas las manos bajo el fruto
y algún día
quién sabe cuándo
habrá de caer sobre ti



Obra de Eveline Tarunadjaja


HOMBRE EN TIERRA


y en el mar un crimen
cae gota a gota
una muerte lenta
derramada
y el pescador
oye al otro lado de la roca
la profunda risa
de dos muertos por el frío
y vienen de otro lugar
pero parecen de este mundo
en el que los barcos grandes
necesitan la ayuda del hombre
                                        en tierra




Obra de Eveline Tarunadjaja



GUARDAR

rescato de los días
un poco de hermosura
para guardarla
y le busco en las entrañas
a un dios perdonador
las últimas noticias
que te traigan





Obra de Eveline Tarunadjaja



SANGRANTE

no es tan sencillo
para el mundo eres una mujer que sangra
la mujer sangrante
para el hombre una mujer sucia
olorosa y con un sabor delicioso a mar
para el hijo no eres nada
no eres más que una madre una extraña
y tú
entras al baño y procuras ajustar bien la puerta
avisas de que nadie entre
y descubres tu herida
y no es nada
salvo la costumbre de sangrar




Jenn Díaz (Barcelona, España, 1988)
POEMAS INÉDITOS
para leer una reseña de su novela MUJER SIN HIJO
su blog  FRAGMENTOS DEL INTERIOR
para leer MÁS

4 comentarios:

António Eduardo Lico dijo...

Bellos poemas

Vera Eikon dijo...

Cada día estoy más convencida de que la poesía no se hace con palabras grandilocuentes. La poesía es como nuestro aparato circulatorio. Todo un sistema de venas, arterias, ventrículos, aurículas, trabajando en silencio para culminar en un sencillo pero fundamental latido. Y entonces viene alguien como Jenn a tomar tu mano y posarla sobre el lado izquierdo de su pecho...Abrazo!

Mirella S. dijo...

Cómo me gustó esta poeta... "Sangrante" es de una expresividad realmente conmovedora.
Besos, Miriam.

el maquinista ciego dijo...

Suscribo lo que dice Vera, y agradezco la inmensa esperanza recogida en los chiquitos versos del primer poema. La suerte, la vida, ese fruto por caer...

Maravillosa Jenn Díaz, sí.

Abrazo, Emma

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...