La mujer escribe y eso es lo que importa










7 de febrero de 2014

Jesuina Sánchez, 2 poemas 2


Fotografía de Anka Zhuravleva




VISITA 

A veces, en noches así
sin un por qué e inevitablemente
desde rincones ignorados llega
con rostro taciturno, envejecido,
la tristeza, como una buena amiga.
La miro desde todas mis tibiezas,
abro ante ella plenitud de alas;
enciendo los azahares,
tejo nubes, 
le ofrezco piñas y zumo de jazmines;
entibio los recuerdos, enlazo sueños, 
pongo en sus manos mis propios aleteos
intento compartir algún camino,
algún pino encendido en cantos...
Ella calla, sonríe y lentamente,
imperceptible y sutil
penetra mi alma.




Fotografía de Anka Zhuravleva




LA TARDE

Quisiera caminar en esta tarde quieta
sola y en silencio. -voz y llanto-
sacudirme de todas las amarras
para avanzar libre y total
hacia el misterio;
introducirme en él como final
de toda búsqueda...
Quisiera aletargarme lentamente;
olvidar la materia, no sentirla,
y en un intento vehemente alzar el vuelo,
y planear, planear, libre y ajena,
lejos de mi barro, desprendida del cuerpo,
-tosco, humano,-
y volar, volar bebiendo soles
en la infinita inmensidad del cielo.




IL POMERIGGIO

Vorrei camminare in questo pomeriggio quieto
sola e in silenzio. -voce e pianto-
liberarmi da tutti i legami
per avanzare libera e piena
verso il mistero;
introdurmi in lui come alla fine
d’ogni ricerca…
Vorrei cadere lentamente in letargo;
dimenticare la materia, non sentirla
e in un veemente intento alzarsi in volo.
e planare, planare, libera e lontana,
lontana dal mio quartiere, staccata dal corpo,
-goffo, umano,-
e volare, volare bevendo Soli

nell’infinita immensità del cielo.



Jesuina Sánchez 
(Salto, Uruguay, 1948)
de Mayo y Milagro, Edición de la autora, diciembre 1991
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...