La mujer escribe y eso es lo que importa










25 de febrero de 2014

Sirkka Turkka, V



Fotografía de Elina Brotherus


V

El tiempo del vino y de las rosas
se acaba para tí
en el instante que la persona hermosa que tenías
a tu lado te deja.
Cuando te deja,
la rosa queda tan sola,
el vino queda en el vaso como una escultura





Fotografía de Elina Brotherus



Porque el amor es sólo un forastero.
Y envuelvo mi vacío
alrededor de ti como una segunda piel, mi propia oscuridad,
esa carga que late.
Viene el invierno y mira cómo Valentino
acaricia suavemente con su pequeña garra
de león de Rousseau, aquel agente de aduanas.
Y desde aquí, el país sombra de la muerte,
del país sombra de la nieve te grito,
no como se grita a Dios
sino a mi única, privada vida
a este cuerpo, campo de huesos, que esconde
en sus oquedades los órganos sombríos dormitando,
un corazón como una rosa atrapada.
Mira: la rosa se deshace,
se deshace
y su básico color rojo
ha soltado uno a uno sus pétalos.
Llegado el invierno
y llegada la muerte.




Fotografía de Elina Brotherus


Estoy acostada en el suelo.
Lame un perro mi rostro dolorido.
Una bestia que lame el rostro de otra bestia.
La lluvia anda por el camino
con el paso entristecido de un cortejo fúnebre.
La lluvia no cesa, la luz del cielo
nos ha sido arrebatada,
tu sonrisa me ha sido arrebatada
Me levanto y me sacudo,
comienzo a aullar,
a llamar a la oscuridad.
Sea pues bienvenida:
que imperen las tinieblas, que huya la claridad.
Que se vaya tu amor, su luz, todo lo tuyo.

Desciendo junto a mi rebaño:
lo permitido a Júpiter
no lo está para Tauro.
Se me caen los párpados,
la lluvia que no cesa,
quandoque bonus dormitat Homerus.


Leżę na podłodze.
Pies liże moją skaleczoną twarz.
Bestia wylizuje rany bestii.
Deszcz przesuwa się drogą
jak procesja żałobników.
Deszcz nigdy nie ustanie, światłość nieba
została nam odebrana.
Twój uśmiech został mi odebrany.
Wstaję, otrząsam się
i zaczynam wyć,
zwoływać ciemności.
Pokornie je zapraszam:
Niech przyjdzie ciemność, odejdzie światło.
Niech odejdzie twoja, jej światło, i wszystko co jej jest.

Zstępuję do mego stada:
nie otrzyma Byk,
co należy się Jowiszowi.
Powieki mi ciążą,
deszcz nigdy nie ustanie,
quandoque bonus dormitat Homerus.

(versión al polaco extraída de acá)





Sirkka Turkka (Helsinski, Finlandia, 1939)
de Takaisin Tule, pikku Sheba /Vuelve, pequeña Sheba, 1986
en Poesía Finlandesa actual, Icara Editorial,  Barcelona, 1993
Traducción de Juana Ruíz  y Jarkko Sirén
para leer más en ENFOCARTE
para leer sobre su obra en POETRY INTERNATIONAL ROTTERDAM

3 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Me encanta esta poeta. Gracias por traerla.

Un beso muy grande, Emma
Ana

Vera Eikon dijo...

A medida que voy leyendo me gusta más....Abrazo

P. dijo...

Poesía en bruto, poesía brutal. Todo un descubrimiento.

Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...