La mujer escribe y eso es lo que importa










20 de marzo de 2014

Liliana Campazzo, 4 poemas 4



Fotografía de Anka Zhuravleva


I

La casa brilla de ausencias, no suena ni voz ni ruido
menuda pena arrastra la escoba cuando de limpiar se trata
nada hay en tu sitio
desanda soledad la bruma de unos ojos en la ventana
en pasado cada verbo desde hoy
una mujer cerca de la montaña tentará las manos en el piano
otra observará un péndulo de acero
en el otro barrio, marcela se fuma infinitas marihuanas
otra deshoja una tarde en libretas de almacén
ludmila acarrea voces en una caja tecnológica
la rubia fuma en la ruta 23
todas escriben
yo
paso la escoba.



Fotografía de Sarah Ann Loreth


III

Cada palabra escrita sobre el vidrio dura sólo lo que dura
el amor también
las escobas duran mas
barren arrastran crujen
siempre queda algo de una escoba
de los vidrios quedan las astillas
de lo otro mejor no hablar.





Fotografía de Anja Niemi


VI

Escritos en el vidrio los nombres
de todas las mujeres de esta casa
de los lugares donde ellas fueron
de los hombres que las amaron
de los hijos que no tuvieron
                                        en los vidrios
                                        para siempre
la escritura en el agua
la escritura
el pezón
la escoba
escritos en el vidrio 
                                        todos los adioses
escritos para siempre.





Fotografía de Sarah Ann Loreth



XIII

Sylvia Plath escribía un poema para el cumpleaños
decía que no era mas que boca,
                                        / que su corazón un geranio detenido
que sé yo las cosas que decía
ella no está acá para explicarme nada
sin embargo
cuando mi cabeza se metió al horno
tuve que pedirle
un rincón tranquilo
Ella escribía sobre un vidrio mejor
en su vientre un caballo
ella paria cachorros
trazaba mapas
comía lámparas
podía recordar la lengua sobre el pezón
gritaba sylvia plath y era lengua dentro de la boca
                                                                                 / de su madre
apenas rastro de un dedo sobre una ventana empañada soy
una araña olvidada sobre una maceta
soy la que barre
mientras mi perro olisquea mis plantas.




Liliana Campazzo (Buenos Aires, Argentina, 1959) 
Reside en El Cóndor, Río Negro
de Escritos en el vidrio, llantodemudo poesía, Córdoba, 2009
para leer más en AUTOREXUS

1 comentario:

Miriam Tessore dijo...

Liliana, este libro me atrapó desde el primer poema. Será que me vi entre esas mujeres, en esa casa, en las ventanas y con esa escoba. Total identificación.

Sigo leyendo(te). Gracias por el viaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...